Las mejores novelas de ciencia-ficción

Una clasificación realizada por ‘The Times’ que es parcial, pues refleja importantes lagunas: se echa de menos a otros clásicos del género como Isaac Asimov, Arthur C. Clarke o Robert A. Heinlein.

Libro de Poul Anderson
Cualquier clasificación de libros es siempre subjetiva, ya que en ella influyen, además de su calidad literaria, los gustos personales de quiénes la realizan. Y, si de un género tan amplio como la ciencia-ficción hablamos, resulta aún más difícil la comparación entre unas y otras obras. Por todo ello, la lista que aquí presentamos y que fue elaborada por ‘The Times’ puede tomarse como guía pero nunca como algo exacto. Además, en ella se echan en falta algunos grandes autores, si bien todos los que aparecen son –nunca mejor dicho- fantásticos.

El periódico sitúa en el número uno ‘La nave de un millón de años’, de Poul Anderson (Bristol, Pensilvania, 1926-2001). Escritor perteneciente al círculo de John W. Campbell, formado en torno a la revista ‘Astounding Science Fiction’ y que revolucionó el género, obtuvo varios premios Hugo y Nebula, los más importantes de ese tipo de narrativa.

Cuenta la peripecia de diez inmortales que recorren la Historia de la Humanidad hasta llegar a la era espacial y entonces deciden que su misión es explorar el cosmos. Excesivamente larga aunque muy bien escrita, en ella vierte Anderson, además de su fantasía, sus amplios conocimientos históricos. Precisamente en segundo lugar sitúa el ‘Times’ al yerno de éste, Greg «Craig» Bear (San Diego, California, 1951) con ‘La radio de Darwin’, cuyo tema central es la génetica: un virus de transmisión sexual provoca mutaciones en los fetos que impiden que sobrevivan. Pero el estudio de sus cuerpos sugiere que lo que realmente se está produciendo es un cambio evolutivo. Bear, especialista en bioquímica, combina en esta obra fantasía y una rigurosa base científica.

Hay que llegar hasta el tercer puesto para encontrar un auténtico clásico: ‘Crónicas marcianas’, de Ray Bradbury (Waukegan, Illinois, 1920-2012). Autor de culto, escribió también la novela distópica ‘Fahrenheit 451′ y ha ganado todos los premios habidos y por haber dentro del género. ‘Crónicas marcianas’ fue su primer libro y contiene varios relatos sobre un Marte habitado por extraterrestres al que los humanos pretenden colonizar.

Imagen de Ray Bradbury

‘The Times’ sitúa en cuarto lugar una obra de referencia: ‘¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?’, el clásico de Philip K. Dick (Chicago, 1928-1982) que dio lugar a la no menos mítica película ‘Blade Runner’, de Ridley Scott. En la novela, Dick nos traslada a un mundo apocalíptico que intenta reponerse de una guerra nuclear. Ésta ha acabado con casi todos los animales por lo que han sido sustituidos por criaturas eléctricas. El protagonista es Rick Deckard, un ex-policía que sobrevive como cazador de recompensas. Cuando los Nexus-6, androides de última generación de que huido de una colonia espacial llegan a la Tierra, debe tratar de eliminarlos. Aunque se trata de una novela rica en planteamientos y significados, probablemente su tema principal sea la relación entre los seres humanos y las máquinas.

Finalmente, en quinto lugar, aparece otro clásico de la ciencia-ficción: ‘Solaris’, de Stanislav Lem (Lemberg, entonces Polonia, hoy Ucrania, 1921-2006), uno de los escasos autores no anglosajones que ha alcanzado fama mundial en el género. Se dio a conocer, no obstante, con una novela de corte filosófico, ‘El hospital de la transfiguración’, que narra las experiencias de un joven médico en un oscuro centro psiquiátrico. Por su parte, ‘Solaris’ nos traslada a un planeta así llamado en el que existe una suerte de océano protoplasmático que parece albergar vida e incluso inteligencia. Cuando una tripulación decide investigarlo, ese mar responde manipulando la mente y los recuerdos de sus miembros. La trama sirve a Lem, que estudió psicología, para reflexionar sobre la psique humana, las relaciones y los límites de la labor científica. En suma, nos hallamos ante una clasificación tan válida como cualquier otra aunque parcial, pues se echan de menos en ella a grandes figuras del género como Isaac Asimov, Arthur C. Clarke o Robert A. Heinlein, por citar tan sólo algunos nombres.

Fuente: Papel en blanco.

Fotos: Cdrummbks y Cgkinla.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...