Semiótica de la muerte en Pedro Páramo de Juan Rulfo

La muerte en Pedo Páramo vincula el pasado y el presente de los personajes. sirve para cerra un ciclo de defunciones con el recién llegado a Comala, Juan Preciado. La muerte es la entrada a la verdad sobre Comala, porque Preciado se enterará de las historias de culpas de sus habitantes en la fosa común. Finalmente, la muerte se reproduce en todas sus variedades crimen, robo de tierras, ejecución de enemigos y recurso para el estupro.

La novela Pedro Páramo (1955) de Juan Rulfo (1917-1986) hace que todos sus personajes confluyan en la muerte, desde la visión profética de un aparecido hasta el encuentro de los muertos de Comala en la fosa común, lugar de la anagnórisis o entrega de la verdad sobre la historia de Comala y su terrateniente Pedro Páramo, por parte de los muertos que recuerdan varios sucesos para el recién enterrado Juan Preciado, narrador principal de la obra.

La muerte uniformiza a los habitantes de Comala, la mayoría están en la fosa común, solo los principales como Susana San Juan, verdadero amor de Pedro Páramo tienen una tumba particular. La muerte del pueblo comienza con la decadencia de su terrateniente, quien opta por la indiferencia como venganza por las festividades de Comala que surgieron cuando murió Susana. Tal es el poder de la muerte en Comala que todos los que se quedan ahí o ingresan de fuera terminan muriendo.

La muerte enlaza los destinos de todos los personajes, reina en Comala y no tiene descanso por que las almas de los habitantes fallecidos están penando, despidiéndose de sus seres queridos o buscando quien rece por el perdón de sus pecados.



Ciclo vital de Comala y Pedro Páramo: El pueblo y su cacique tienen vida y muerte simultánea. La Comala más distante del narrador Juan Preciado es la de su padre Pedro Páramo desde niño, criado en la hacienda La Media Luna, suspirará por su primer amor, la niña Susana San Juan, obsesión de toda su vida. Ya de adulto, su vitalidad se expresará mediante asesinatos, toma de tierras y posesión de cuanta mujer se le antoja, comportamiento que termina con la depresión que le sobreviene por la muerte de Susana, quien llegó madura, loca y viuda a vivir con él. Acabado por la vejez y la tristeza de ver acabarse a Susana, es presa fácil de su hijo abandonado Abundio Martínez, quien lo apuñala para pedirle dinero con que enterrar a su esposa Refugio.

Apariciones sucesivas y camino a la muerte: El punto de vista de Juan Preciado informa al lector sobre sus averiguaciones en Comala, hasta que este visitante muera y se mezcle con los habitantes de Comala en la fosa, donde se enterará de los recuerdos y remordimientos de los muertos. Un nuevo fantasma llega para contar que el anterior espectro ya estaba muerto, pero ninguno quiere reconocer que está muerto. Juan es recibido por Abundio, quien lo dirige a casa de Eduviges Dyada, ésta le cuenta que Abundio recomendaba su posada a cambio de propinas y que ya había muerto, después de desaparecer tétricamente, Juan encuentra a Damiana Cisneros, mujer que lo vio desde recién nacido, en el pueblo y le cuenta que Eduviges pena porque se suicidó, también le revela a Juan que Comala es un pueblo de ecos del pasado de todos sus pobladores que recuerdan sufrimientos y culpas, pero desaparece cuando Juan le pregunta si esta viva o muerta, en esa crisis de pánico llega donde los hermanos incestuosos Donis y su mujer, quienes aparentan no estar muertos, finalmente la descomposición de la mujer en la cama y los murmullos de las almas en pena matan a Preciado.

La fosa común como Hades y tormento: El Hades es el mundo de los muertos, pero los héroes clásicos podían entrar en él a buscar la verdad de personajes ilustres para luego volver al mundo de los vivos. Los muertos informantes de la verdad están cargados de culpas, Susana no dejó de recordar a Florencio y se dejó morir, Dorotea era alcahueta de muchachas para Miguel Páramo, hijo de Pedro que gozó de su fortuna. En la fosa se cuenta que Eduviges murió sin sacramentos porque Rentería no quiso ayudar a la hermana pobre de ésta, también que Miguel Páramo no recibió sacramentos por el rencor de este sacerdote que recordaba a su hermano muerto y su sobrina violada por él, y que los hermanos incestuosos fueron condenados en vida por Rentería. En esta fosa y cementerio no hay descanso, los muertos sienten su descomposición y hablan cuando les llega la humedad de la tierra. Parece como que el agua reviviese la memoria de sus actos y remordimientos.

Comala, espacio de muerte: Todo el presente de Comala para el lector está sumido en la muerte, solo hay vida en el pasado de los personajes. Todos los espacios visitados por Juan preciado son escenarios de muerte o crimen, así la casa de Eduviges es lugar del suicidio de ésta y también de la ejecución de Toribio Aldrete, litigante de predios con Pedro Páramo, quien muere a manos de Fulgor Sedano y sus hombres, esbirros de Páramo. También los ecos manifiestan su temor hacia Pedro Páramo, autor de la masacre de la boda de Vilmayo, otros corresponden a muchachas que temen ser llevadas a la cama de Pedro, por gestión del alcahuete Filoteo Aréchiga. Existe un plan de los muertos para matar a Juan Preciado, a medida que lo van internando en el pueblo, lo sumen en el pavor, no le aclaran la ruta de salida de Comala y se presentan varios en bloque actuante para matarlo con sus ruegos de oraciones.

Comala es blanco de los revolucionarios, Pedro negocia con ellos mediante el Tilcuate Damasio y se produce un intercambio de los agentes de la muerte entre Comala y el exterior, Damasio entrará a las filas de estos revolucionarios aportando hombres y según predomine un grupo en la contienda pasará a los villistas, luego a los carrancistas y por último a las filas del padre Rentería, alzado en armas.

La comunicación entre muertos y vivos: El alma de la madre de Juan Preciado, Dolores avisa al alma de Eduviges que su hijo va hacia Comala, los recién fallecidos en el pasado de Comala se despiden de los que quedan vivos, Bartolomé San Juan, padre de Susana, se despide de ella, Miguel Páramo se despide de sus dos amantes Eduviges y Ana Rentería y Juan se comunica con todos los muertos que van aportando pistas sobre el pasado de Comala.

Conclusión: Pedro Páramo es una novela breve pero complicada, la muerte está más patente en el presente de Comala como ethos del pueblo y poder de recreación continua, al punto que muere el único visitante, Juan Preciado, mientras que en el pasado se actualiza como símbolo del poder de Pedro Páramo y su hijo Miguel que aniquilan a sus enemigos sin contemplaciones y generan culpas, miedos y remordimientos en los habitantes del pueblo, sensaciones que llevarán a la fosa común, lugar que los revuelve e uniformiza sin el merecido descanso del reposo.
La muerte comunica pasado y presente de esta novela, porque tiene predominio en el espacio y el tiempo narrativos y hace que el ciclo de todos los personajes que se quedan en Comala desemboque en ella.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...