‘Butcher’s Crossing’, de John Williams

Una tardía novela del oeste en la que los pistoleros y los indios han sido sustituidos por el progreso y la especulación sobre las tierras.

Escena de western

Antes de que el cine nos trajera el «western» con sus atribulados y solitarios héroes, ya la Literatura se había encargado de reproducir aquel mundo fronterizo repleto de vaqueros, indios y pacíficos colonos que tan sólo buscaban una vida mejor. Al margen de ‘El último mohicano’ de James Fenimore Cooper, quizá los iniciadores del género hayan sido Francis Bret Harte con sus cuentos sobre la California de los pioneros y Owen Wister con ‘El virginiano’, más tarde convertida en serie de televisón.

Pero la novela del Oeste hizo fortuna y se extendió al resto del mundo, al tiempo que seguía cultivándose en Estados Unidos. Ya en los años sesenta del siglo XX, el texano John Williams (Clarksville, 1922-1994) publicó una obra que figura entre las mejores del género: ‘Butcher’s Crossing’.

Mal estudiante, Williams participó en la Segunda Guerra Mundial sirviendo en Birmania y la India. Sin embargo, una vez terminada la contienda, volvió a las aulas hasta conseguir doctorarse y, posteriormente, dirigir el programa de escritura creativa de la Universidad de Denver. Para entonces, ya había publicado su primera novela, ‘Nothing but the night’, que no ha visto la luz en España. Seguidamente, aparecería ‘Butcher’s Crossing’, cuyo protagonista es Will Andrews, un estudiante de la Universidad de Harvard que, imbuido de las ideas de Emerson y Henry David Thoreau, decide cambiar las aulas universitarias por el salvaje Oeste. Así, se traslada a un pequeño pueblo de Kansas llamado, precisamente, Butcher’s Crossing.

En sus pestilentes salones conocerá al cazador Miller, al desollador Schneider y a Charles Hoge, un alcohólico que acostumbra a citar la Biblia. Juntos partirán con destino a las Montañas Rocosas en busca de unas manadas de búfalos que ya casi no existen. Y es que el Oeste que nos presenta Williams dista mucho del clásico que vemos en las películas.

Si en éstas se trata de un mundo salvaje al que llegan colonos pero también forajidos y toda clase de aventureros y en el que la vida no vale nada, el que nos muestra ‘Butcher’s Crossing’ es el que vino inmediatamente después, cuando el ferrocarril ya llegaba a todas partes, los indios habían sido sometidos y los pistoleros se habían convertido en atracciones de feria. Un mundo menos brutal pero igualmente duro en el que los tiroteos dejaron paso a la especulación sobre las tierras. Nada de heroico ni poético había ya en él pero no por eso la novela deja de ser excelente.

Fuente: ‘ABC’.

Foto: Gabriel Villena.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...