Dos premios de poesía

Rafael Guillén obtiene el García Lorca al conjunto de su obra y Antonio Hernández el Nacional de Poesía por ‘Nueva York después de muerto’.

Libro Nueva York después de muerto

El otoño es época propicia para los premios literarios. La pasada semana nos llegaba la noticia de que Rafael Chirbes había obtenido el Nacional de Narrativa, Alicia Giménez Bartlett el Pepe Carvalho y, sobre todo, se conocía el nombre del ganador del Nobel de Literatura, que este año ha correspondido al francés Patrick Modiano. Pero la relevancia de estos galardones ha provocado que la entrega de dos importantes premios de poesía -género siempre minoritario- hayan quedado un tanto oscurecida.

Y es que, también la semana pasada, se han concedido el Premio Federico García Lorca en su décimo primera edición a Rafael Guillén (Granada, 1933) por el conjunto de su obra y el Nacional de Poesía a Antonio Hernández (Arcos de la Frontera, 1943), en su caso por el libro ‘Nueva York después de muerto’.

Empleado de banca jubilado, Guillén pertenece a la llamada Generación del Cincuenta y sus orígenes se sitúan en el contexto del grupo granadino “Versos al aire libre”. Los temas principales de su lírica son el amor, el erotismo y el paso del tiempo. Ellos son apreciables en libros como ‘Antes de la esperanza’, ‘Cancionero-guía para andar por el aire’, ‘Los estados transparentes’ (con el que, a su vez, obtuvo el Nacional de Poesía en 1994) y ‘Las edades del frío’. Por su parte, Antonio Hernández también posee una dilatada trayectoria que le ha granjeado prestigio internacional: sus obras se han traducido a varios idiomas y son objeto de estudio en distintas universidades.

Entre éstas destacan ‘Oveja negra’, ‘Diezmo de madrugada’, ‘Nana para dormir francesas’ y ‘El mar es una tarde con campanas’. Aunque coetáneo de los “Novísimos”, prefirió continuar los temas y formas más comprometidas de los poetas de los años cincuenta. También ha cultivado Hernández el ensayo, la narrativa y el periodismo.

En cuanto a ‘Nueva York después de muerto’, obra que le ha proporcionado el Premio Nacional de Poesía, ha sido calificada como un libro “totalizador” que sigue la tradición y posee ecos históricos. No en balde, en él reúne a Federico García Lorca, Luis Rosales y la ciudad de Nueva York, vista ésta última desde una perspectiva comprometida socialmente. Acertado es el calificativo de “totalizador” que se le ha aplicado, pues combina lo puramente poético con recursos técnicos de otros géneros como la narrativa y el teatro. Con esta obra, el poeta gaditano ya había obtenido, este mismo año, el Premio Nacional de la Crítica.

Vía: ‘ABC’.

Foto: Fnac.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...