‘El asador de la Reina Pie de Oca’, de Anatole France

Un relato sobre el París del siglo XVIII que evoca los escenarios y personajes populares de Beaumarchais.

Libro El asador de la Reina Pie de Oca

De vez en cuando, los escritores se sienten juguetones. Cansados de hablar de temas eruditos y de imaginar complejos mundos narrativos, se dedican por un tiempo a redactar lo que podríamos definir, precisamente, como un juguete literario, una obra bien escrita y amena pero sin mayores aspiraciones ni trascendencia. Este fue seguramente el caso del francés Anatole France (París, 1844-1924), sobrenombre por el que se conoce a Jacques Anatole François Thibault (Premio Nobel de Literatura en 1921), con su relato ‘El asador de la Reina Pie de Oca’.

Porque se trata de uno de los grandes intelectuales franceses de su tiempo, poseedor de una enorme cultura clásica forjada en la librería de su padre y arquetipo del librepensador, mientras que la narración citada no deja de ser una obra menor.

France se dio a conocer en el mundo de la Literatura con una colección lírica, ‘Los poemas dorados’, y un texto dramático, ‘Las bodas de Corinto’. Poco después apareció su primera novela titulada ‘El crimen de Silvestre Bonnard’, a la cual siguieron ‘Los deseos de Jean Servien’ y ‘Thais, la cortesana de Alejandría’. Ésta última, inspirada en ese personaje histórico, constituye una exaltación de los placeres de tono epicúreo que emparenta al autor con los decadentistas. Sin embargo, la obra de France es difícil de adscribir a corriente alguna, si acaso, a ese elegante epicureísmo en el fondo y, en cuanto a la forma, al estilo clásico.

Justamente después de ‘Thais’, su siguiente relato largo fue ‘El asador de la Reina de Pie de Oca’ (titulado otras veces ‘El figón de la Reina Patoja’), un curioso relato que recuerda los ambientes populares de Beaumarchais. Con la excusa de narrar las andanzas de Menétrie, un joven cuyos padres poseen una taberna en el Barrio Latino de París, el autor nos presenta un fresco de la sociedad capitalina del siglo XVIII.

En la obra destaca igualmente el abate Jerónimo Coignard, encargado de introducir al muchacho en las ciencias ocultas y que reaparecería en otros trabajos posteriores de France. Junto a ellos, un sin fin de personajes peculiares y de ambientes un tanto esotéricos. En suma y como decíamos, ‘El asador de la Reina de Pie de Oca’ es un juguete literario de esos que los escritores, a veces, deciden entregarnos. En español contamos con una reciente edición de la obra a cargo de Alianza Editorial.

Vía: Kirjasto.

Foto: Amazon.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...