‘El crimen al alcance de la clase media’, de Alonso Millán

Un ambicioso marido trama asesinar a su esposa para disfrutar de su dinero en compañía de una joven amante.

Acueducto de Segovia2

El teatro español del siglo XX estuvo plagado de grandes comediógrafos. Probablemente, los más destacados hayan sido Miguel Mihura, precursor del teatro “del absurdo”, y Enrique Jardiel Poncela. Pero, a su sombra, fueron apareciendo otros que, si bien no alcanzaron su talla, han sido muy estimables y, sobre todo, han conseguido dar con la fórmula del éxito en los escenarios, convirtiendo cada uno de sus estrenos en un sonado triunfo de público.

Entre ellos, quizá el más conocido haya sido Alfonso Paso pero tampoco le va a la zaga en cuanto a popularidad Juan José Alonso Millán (Madrid, 1936), poseedor de una gran facilidad para escribir comedias, género al que viene dedicándose desde que, en 1959, estrenara ‘Las señoras primero’.

En ella, al igual que en las que la siguieron –‘El cianuro ¿sólo o con leche?’ y ‘Carmelo’-, muestra indudables influencias del humor absurdo cultivado por sus dos maestros citados. Pero, con el tiempo, Alonso Millán iría sucumbiendo a la tentación de escribir con arreglo a una fórmula estrictamente comercial que, si bien le granjeó toda una legión de seguidores, menoscabó la calidad de sus obras. Ésta pauta se basa en la presentación de situaciones disparatadas acompañadas de unos diálogos no menos descabellados que, pese a ocultar una bondadosa sátira social, provocan la risa en el espectador. A ella responden un sinfín de comedias como ‘Juegos de sociedad’, ‘Barbazul y sus mujeres’, ‘Los misterios de la carne’ o ‘Cuéntalo tú que tienes más gracia’.

Así, Alonso Millán se ha convertido en uno de los autores cómicos más conocidos y representados de nuestro país y, aunque a los sesudos críticos les desagrade su técnica, ello tiene mucho mérito. Por su parte, ‘El crimen al alcance de la clase media’ pertenece a la primera etapa de su producción. Sus protagonistas, Martín y Marcelina, son un matrimonio que regenta una tienda en Segovia. Aparentemente son felices pero el marido tiene una relación con Felisa, dependienta del negocio.

Además, es Marcelina la que posee dinero. Martín, decidido a acabar con la vida de su esposa para hacerse con él, pone un anuncio en el periódico pidiendo a alguien que asesine a su esposa. Pero quién aparece es una mujer madura que necesita el dinero a cobrar por el crimen para conseguir que su hija realice un matrimonio ventajoso. Como puede apreciarse, la situación no puede ser más disparatada pero, por eso mismo, la risa es inevitable.

Fuente: MCN Biografías.

Foto: Derick Leony.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...