‘El hombre que quería llegar lejos’, de Hans Fallada

Una novela de aprendizaje en la que, no obstante, el Berlín vital y bullicioso de la “Belle epoque” adopta caracteres de protagonista.

Libro el hombre que queria llegar lejos

La Primera Guerra Mundial supuso un trauma brutal para todos los países en conflicto pero, sobre todo, para los derrotados como Alemania. En consonancia con la situación social, podríamos decir que su literatura superó entonces el Expresionismo imperante para adoptar un tono más realista y preocupado por los problemas cotidianos. Es la corriente que se conoce en el arte germano como Nueva Objetividad y en las letras en particular, justamente, como Post-expresionismo.

En esta tendencia se inscriben autores como el Premio Nobel Thomas Mann, Bertold Brecht o Erich María Remarque. Y, junto a ellos, Rudolf Wilhelm Friedrich Ditzen, que ha pasado a la Historia de la Literatura como Hans Fallada (Greifswald, 1893-1947).

De infancia desdichada y juventud tumultuosa que incluyó un intento de suicidio compartido en forma de duelo, Fallada arrastró toda su vida problemas con el alcohol y la morfina que le llevaron a distintos centros psiquiátricos e incluso a la cárcel debido a desfalcos realizados para mantener sus adicciones. Como escritor no triunfó hasta principios de los años treinta con la publicación de ‘Pequeño hombre, ¿y ahora qué?’, una novela de gran éxito ya en su época y que, con el tiempo, se ha convertido en un clásico de las letras germanas. Sus protagonistas son Johannes y Emma, una pareja que espera un hijo y trata de sobrevivir en la convulsa y pobre Alemania de los años treinta, marcada por los efectos de la Gran Guerra y la crisis económica.

Más atrás nos lleva ‘El hombre que quería llegar lejos’, concretamente a 1909 y a una pequeña localidad. Allí vive el protagonista, Karl Siebrecht, un joven que tras perder a sus padres decide emigrar a Berlín en busca de fortuna. Sin embargo, la gran urbe es un lugar ciertamente inhóspito para un muchacho como él. Pese a ello y ayudado por dos amigos, la lenguaraz Rieke y el fiel Kalli, montará una empresa de transporte de equipajes entre las distintas estaciones de la ciudad.

Al tiempo, irá aprendiendo a marchas forzadas como prosperar en la vida. Se trata, por tanto, de una novela de aprendizaje pero en ella adquiere enorme importancia la propia Berlín, cuyos barrios recorren los personajes y que nos aparece representada como una ciudad plena de bullicio y vitalidad. Un tiempo alegre que precedió a la gran tragedia de la Primera Guerra Mundial y que fue bautizado como la “Belle epoque”.

Vía: Web dedicada al escritor.

Foto: Ediciones Maeva.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...