‘El secreto de Aurora Floyd’, de Mary Elizabeth Braddon

La historia de una muchacha que se rebela contra las estrictas normas sociales de la Inglaterra victoriana.

Libro El secreto de Aurora Floyd

Resulta bastante llamativo el importante papel que la mujer ejerce en la literatura inglesa del siglo XIX. Y ello no sólo por la época de la que hablamos sino también por las estrictas costumbres que imponía la moral victoriana. Sin embargo, nombres tan populares como los de las hermanas Brönte, Mary Shelley, Jane Austen, George Eliot o Elizabeth Gaskell y otros menos conocidos como los de Elizabeth Barrett Browning, Frances Burney o Christina Rossetti así lo atestiguan.

Entre ellas, no obstante, una de las más interesantes fue Mary Elizabeth Braddon (Londres, 1837-1915) y ello no sólo por la calidad literaria de su obra sino también porque ejerció el periodismo y fundó revistas como ‘Belgravia Magazine’, donde publicaba artículos de todo tipo así como poemas y narraciones de otros escritores.

En consecuencia, su influencia literaria fue muy importante en su tiempo. Como autora de ficción, puede considerársela discípula de Wilkie Collins, que fue quien la animó a escribir. Y lo hizo abundantemente, ya que publicó casi un centenar de obras entre novelas, colecciones de relatos e incluso una pieza teatral titulada ‘Griselda’. Todas ellas nos ofrece intrigas impactantes en las que el suspense y los misterioso tienen mucha importancia. La más popular fue ‘El secreto de Lady Audley’, que tuvo numerosas ediciones e incluso ha sido llevada al teatro y al cine. También destaca ‘La esposa del doctor’, muy próxima a la ‘Madame Bovary’ de Flaubert.

También un asunto oculto constituye el eje de la trama de ‘El secreto de Aurora Floyd’. La protagonista es una bella muchacha a la cual, tras morir su madre, cría solo su padre, un rico banquero que pretende hacer de ella una señorita de la buena sociedad victoriana. Sin embargo, ella no parece estar muy de acuerdo, pues se interesa por cosas poco bien vistas. Para que se olvide ese pasado, su progenitor la envía a un internado francés.

Tras volver a Gran Bretaña, dos pretendientes caen a sus pies: el aristócrata Talbot Bulstrode y el humilde John Mellish. Pero los ecos de su secreto aún no se han apagado. La novela cuenta con todos los ingredientes para resultar interesante: crímenes, suspense y misterio e incluso una suplantación de identidad, además de un final que atenta contra las buenas costumbres británicas de la época. No en balde, entre los admiradores de Braddon se contaban escritores de la talla de William Makepeace Thackeray, Tolstoi o Henry James.

Vía: ‘The Victorian Web’.

Foto: ‘Amazon’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...