Elmore Leonard o cómo divertirse escribiendo

Clásico de la novela negra con obras como ‘Cuba libre’, ‘Bandidos’ o ‘Un romance muy peligroso’, murió ayer a los ochenta y siete años.

Elmore Leonard

Ayer se conoció la noticia del fallecimiento del escritor norteamericano Elmore John Leonard (Nueva Orleans, 1925-2013), uno de los grandes autores de novela policíaca que, a lo largo de sesenta años, escribió otras tantas obras porque «le resultaba divertido hacerlo». No fue ésta su única peculiaridad, pues en 2001, harto de que le preguntaran cuál era el motivo de su éxito, redactó un decálogo en el que explicaba todo lo que no debe hacer un novelista si quiere triunfar.

Sería muy largo explicarlo completo pero podríamos decir que se resume en dos asertos: «No escribir lo que se suele saltar el lector» y «Si suena a literatura, olvídelo, no sirve». Con ello, dinamitaba la distinción entre «alta» y «baja» literatura y sus tesis cobran más valor si tenemos en cuenta que autores de la talla de Raymond Carver, Martin Amis o Saul Bellow se confesaban rendidos admiradores suyos.

Aunque fue el género policíaco el que lo consagró, Leonard comenzó escribiendo novelas del oeste, algunas de las cuales, como ‘Hombre’, ‘El tren de las tres y diez’ o ‘Qué viene Valdez’, fueron llevadas al cine con gran éxito. Pero, con la decadencia del western, se pasó a la novela negra, de la que se convirtió en uno de los grandes clásicos con obras como ‘Glitz’, ‘Bandidos’ o ‘Cuba libre’. Aún viviría con ellas otra época dorada en Hollywood, cuando Tarantino rodó ‘Jackie Brown’ -basada en su relato ‘Rum Punch’– y Steven Soderberg hiso lo propio con ‘Un romance muy peligroso’.

También colaboró en proyectos de televisión. De hecho, uno de sus últimos trabajos fue la serie ‘Justified’, protagonizada por uno de sus personajes «de cabecera», el alguacil Raylan Givens. Profundo admirador de la obra de Ernest Hemingway, sin embargo, achacaba a éste su falta de humor, algo que él supo subsanar creando personajes cuyo denominador común es su desprecio por la Ley y las buenas costumbres, criaturas por las que sentía especial predilección.

Como no podía ser menos si de novela negra hablamos, la prosa de Leonard es escueta, desnuda de artificios, y muestra un profundo dominio del diálogo. En 2012, la National Book Foundation le otorgó el premio denominado ‘Distinguished Cotribution to American Letters’, el más importante que se concede en Estados Unidos al conjunto de una obra literaria. Hasta ahora, sólo otro escritor de narrativa popular lo ha conseguido: nada menos que Stephen King. Ayer, Leonard murió en su casa de Detroit, ciudad donde pasó casi toda su vida. Descanse en paz.

Fuente: ‘El País’.

Foto: John Levanen.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...