‘Han de Islandia’, de Víctor Hugo

Primera novela del autor de ‘Los miserables’, cuenta con todos los ingredientes propios del gusto romántico.

Monumento a Victor Hugo

Muchos consideran al siglo XVII como la edad dorada de las letras francesas, con figuras como Jean Racine o Pierre Corneille en la tragedia y Molière en la comedia. Sin embargo, a nuestro juicio, el verdadero “siglo de oro” de la literatura gala es el XIX, cuando autores como Lamartine, Musset o Charles Baudelaire triunfan en la poesía, Edmond Rostand o Paul Claudel en el teatro y, sobre todo, Stendhal, Flaubert, Balzac y Emile Zola en la novela.

No obstante, si hubiera que elegir a un gigante de las letras francesas de esa época, nos decantaríamos por Víctor Hugo (Besançon, 1802-1885). Y ello no sólo porque cultivó todos los géneros sino -y principalmente- por su extraordinaria altura literaria y su profundo compromiso humano.

No en balde, cuando murió, se le tributaron funerales de estado y a ellos asistieron unos dos millones de personas. Y es que, dejando al margen su faceta política, la obra de Hugo recorre toda la centuria: se inicia en pleno combate por el Romanticismo y culmina cuando el Realismo está a punto de ceder paso a la estética naturalista del citado Zola. A Hugo debemos clásicos de la Narrativa Universal como ‘Nuestra señora de París’, la conmovedora historia del jorobado Quasimodo, dramas históricos como ‘Hernani’ (convertida en ópera por Giuseppe Verdi) o ‘Cromwell’ y, sobre todo, ‘Los miserables’, novela que, por sí sola, justifica toda una carrera literaria y que tanto enseña sobre la condición humana.

Pero antes de todas ellas, cuando aún era un joven que iniciaba su trayectoria en el mundo de las letras, publicó ‘Han de Islandia’, que se inscribe en la más pura narrativa histórica propia del Romanticismo. Nos sitúa a finales del siglo XVII en un imaginario reino de Islandia. Ethel es una muchacha que vive en prisión junto a su padre, el antiguo Canciller Schumaker, encarcelado por falsas acusaciones de un rival que deseaba usurpar su puesto.

Está enamorada de Ordener Guldenlew, un caballero que le corresponde. Lo que no sabe es que éste es hijo del hombre que acusó a su padre. En este contexto de rivalidades, se produce un levantamiento popular. Pero todo se va al traste cuando irrumpe Han, un hombre brutal que anhela vengar la muerte de su hijo. Pese a tratarse de una obra primeriza, Hugo narra con mano magistral esta turbulenta historia de pasiones y violencia que contiene todos los ingredientes del más genuino gusto romántico.

Vía: ‘The Literature Network’.

Foto: Jean-Pierre Dalbéra.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...