‘Solo en Berlín’, de Hans Fallada, un héroe anónimo

Olvidado durante años, el escritor alemán Hans Fallada ha sido recuperado hace poco tiempo por las editoriales. En ‘Solo en Berlín’ nos presenta la humilde lucha de un padre desgarrado por el dolor contra el régimen nazi.

Berlín

Una vista de Berlín, donde se desarrolla la obra

Los años que siguieron a la Primera Guerra Mundial fueron, en Alemania, de una enorme inestabilidad política. Pero, sobre todo, el país, derrotado en el conflicto, atravesó una durísima crisis económica causada, en buena medida, por las fuertes sanciones pecuniarias impuestas por los vencedores. La República de Weimar se mostró incapaz de aportar soluciones a todos estos problemas y así se generó el caldo de cultivo propicio para el ascenso del Nazismo.

Testigos y narradores de todos estos hechos fueron muchos escritores como Alfred Döblin o Thomas Mann. Pero, posiblemente uno de los que reflejó con mayor fidelidad esta época en sus obras fue Hans Fallada, pseudónimo de Rudolf Ditzen (Greifswald, 1893-1947), curiosamente olvidado durante años y que hace muy poco tiempo ha sido recuperado por las editoriales.

Poseedor de un temperamento introspectivo, toda su vida estuvo dominada por una drogodependencia que le provocó numerosos problemas, incluidas varias estancias en la cárcel y en hospitales psiquiátricos, por no mencionar su propia muerte a causa de una sobredosis de morfina. A pesar de ello, Fallada es uno de los más lúcidos analistas de la Alemania de entreguerras, a la que retrata en sus obras. Así ocurre en su novela más conocida, ‘Pequeño hombre, ¿y ahora qué?’, publicada en 1932 y protagonizada por un joven matrimonio que trata de sobrevivir en un país azotado por la crisis económica.

Por su parte, ‘Solo en Berlín’, que primero fue una narración y más tarde se adaptó al teatro, refleja la lucha de unos personajes anónimos contra el régimen hitleriano en un tiempo en que éste gozaba del apoyo masivo del pueblo alemán (nos hallamos en 1940). Otto y Anna Quangel reciben una carta demoledora, pues les anuncia la muerte de su único hijo en el frente francés.

Ante el brutal golpe, se preguntan si están haciendo todo lo posible para acabar con el poder omnímodo de Hitler. Sólo son dos ciudadanos anónimos cuyas fuerzas son mínimas pero tampoco soportan quedarse impasibles ante lo que está ocurriendo. Deciden entonces comenzar su propia subversión, que hará peligrar su vida. Fallada no estuvo entre los intelectuales que rechazaron abiertamente al Nazismo y hubieron de exiliarse de Alemania sino que continuó en el país e incluso publicó algunas obras con permiso de la censura. Sin embargo, ‘Solo en Berlín’ es un homenaje a los héroes anónimos que lucharon en la medida de sus posibilidades contra el régimen de Hitler.

Fuente: Hans Fallada.

Foto: Nigel’s Europe.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...