Traición, de Harold Pinter, cuando la verdad aflora

Buena parte de la crítica considera a Harold Pinter miembro de los “Jóvenes airados” británicos. Sin embargo, se trata más bien de un heredero de aquéllos que combina su crítica social con el análisis de determinadas relaciones humanas. Así, en ‘Traición’, nos propone un complejo triángulo amoroso.

Se conoce con el nombre de “Jóvenes airados” a un  grupo de dramaturgos británicos encabezados por John Osborne cuyas obras reaccionan contra el Sistema establecido en su país y, especialmente, contra el comportamiento de las clases altas. Entre los integrantes de este grupo se hallan, además del citado autor de ‘Mirando hacia atrás con ira’, Allan Sillitoe, John Wain o Kingsley Amis.

Muchos críticos también incluyen en él a Harold Pinter (Hackney, Londres, 1930-2008) por la virulencia de sus temáticas. Sin embargo, ello no es del todo exacto, pues este hombre de orígenes humildes que fue actor en su juventud mantuvo siempre una actitud independiente y cultivo una dramaturgia bastante ecléctica.

Harold Pinter nació en Hackney (en la foto)

Harold Pinter nació en el barrio obrero de Hackney (en la foto).

En este sentido, podría decirse que su obra combina la herencia del “Teatro del absurdo” de su amigo Samuel Beckett con la de los “Jóvenes airados” para crear dramas en los que la crítica social se halla presente pero cuyo eje temático fundamental es la complejidad de las relaciones humanas y la dificultad del individuo para encajar en la sociedad. Son estos asuntos los que se repiten –a veces de forma obsesiva– en sus textos. El resultado es una dramaturgia de contenidos profundos y en ocasiones violentos que, al ser representada, también modifica algunos parámetros tradicionales de la puesta en escena. Todo ello le permitió obtener el Premio Nobel de Literatura en 2005.

Así, uno de sus temas predilectos es el del engaño entre amigos a causa de una mujer, argumento de ‘Traición’, estrenada en 1978 y que ha sido representada en teatros de todo el mundo. Nos propone un triángulo amoroso: Emma se cita con su antiguo amante Jerry para contarle que ha revelado a su marido y amigo de éste, Robert, la relación que ambos habían mantenido en el pasado. A partir de este planteamiento, Pinter nos traslada varios años atrás, al momento en que iniciaron su relación.

De esta forma, descubrimos que todos ellos construyeron una serie de engaños y el hecho de conocer lo que ha sucedido posteriormente, nos permite centrarnos en el desarrollo de la obra. Éste nos muestra a un tiempo a los tres personajes en situaciones en que la atmósfera de tensión se nota en el ambiente, algo a lo que contribuyen los característicos diálogos de Pinter, escuetos y que ceden el protagonismo a expresivos silencios. Se trata, en suma, de una reflexión sobre el fracaso de la verdad en determinadas relaciones humanas y, sin duda, de una excelente obra dramática.

Fuente: Haroldpinter.org.

Foto: Sludgegulper.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...