‘El rufián en la escalera’, de Joe Orton o las apariencias engañan

Joe Orton es una de las figuras más originales y polémicas de la dramaturgia británica. En ‘El rufián en la escalera’, además de unas conflictivas relaciones, muestra que las apariencias no siempre se corresponden con la realidad. Se trata de una de sus obras más destacadas, que contribuyó a acrecentar su fama.

Representación de una obra de Orton

Representación de una obra de Joe Orton

A mediados del siglo XX, se extendió por Europa una corriente dramática general cuyo rasgo más destacado era que buscaba impactar en el espectador. A ella responde el “teatro del absurdo” de Samuel Beckett o Eugene Ionesco en Francia, pero en cada nación se adoptaron distintas fórmulas para lograrlo. Respecto a Inglaterra, hubo una serie de autores, con el Nobel Harold Pinter a la cabeza, que se inclinaron por esta tendencia teatral.

Uno de ellos fue el polémico Joe Orton (Leicester, 1933-1969), quién, en cierta ocasión, fue condenado a seis meses de cárcel por haber estropeado setenta volúmenes de una biblioteca para quedarse con sus tapas originales, algo inaudito en un escritor, pues los libros son su esencia artística.

Aunque estudió en la Royal Academy of Dramatic Arts, la escuela de teatro más importante de Inglaterra, Orton inició su carrera literaria con relatos breves y novelas, muchos de los cuales nunca serían publicados por sus contenidos audaces para la época. Sería precisamente tras su experiencia carcelaria cuando comenzaría a escribir obras dramáticas que, si bien eran igualmente atrevidas, fueron mejor aceptadas. El triunfo en los escenarios le llegaría con ‘Entertaining Mister Sloan’, traducido libremente al español como ‘El realquilado’ y que aborda las relaciones sexuales entre un inquilino y los hijos de su casero, una mujer y un hombre que terminan llegando a un peculiar acuerdo.

Por su parte, ‘El rufián en la escalera’ fue inicialmente un relato que Orton transformó en drama tras el éxito de la obra anterior. En esta pieza, juega con las apariencias, pues cuenta las violentas relaciones entre Joyce, una prostituta, y Mike, un asesino a sueldo. Ambos viven en una casa de vecinos haciéndose pasar por un matrimonio común. Sin embargo, llega un tercer personaje que busca venganza pues Mike ha asesinado a su hermano fingiendo un accidente. Entonces, todo el juego de apariencias que la pareja ha edificado salta por los aires.

Orton es un consumado maestro en la construcción de tramas a las que otorga un perfecto crescendo hasta alcanzar el desenlace. Igualmente, sus diálogos son impactantes, unas veces por su carácter culto que contrasta con la situación presentada y otras, en cambio, por su fuerza brutal y carga de dialectalismos. Sin duda, nos hallamos ante una de las figuras más originales de la dramaturgia británica contemporánea y ‘El rufián en la escalera’ constituye una de sus creaciones más logradas.

Fuente: Web dedicada al escritor.

Foto: Huntington Theatre Company.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...