Octavio Paz: a los cincuenta años de la publicación de ‘Salamandra’

Se cumplen este 2012 cincuenta años desde que el mexicano Octavio paz publicara su libro de poemas titulado ‘Salamandra’, una de sus obras más destacadas. Contiene textos de fuerte raigambre surrealista y, por ello, carentes de lógica pero con un enorme poder de sugestión y repletos de imágenes impactantes.

En las últimas décadas, la literatura hispanoamericana ha ganado protagonismo en Europa gracias, sobre todo, a su narrativa. Sin embargo, antes de que se produjese el llamado «Boom» que dio a conocer en el viejo continente a los Vargas Llosa, García Márquez o Julio Cortázar, era su brillante poesía la que contaba con la admiración y el seguimiento de los europeos. Especialmente, dos grandes figuras contemporáneas eran reconocidas por su maestría: el chileno Pablo Neruda y el peruano César Vallejo, a lo que contribuía el hecho de que ambos hubiesen vivido en Francia y España.

Octavio Paz estudió en la Universidad Autónoma de México (en la foto)

Octavio Paz estudió Derecho en la Universidad Autónoma de México (en la foto)

Y, junto a ellos, un poeta algo más joven pero de extraordinaria talla intelectual: el mexicano Octavio Paz (Ciudad de México, 1914-1998), quién también mantuvo estrecho contacto con sus colegas europeos y recibió su influencia, especialmente de los surrealistas.

Premio Nobel de Literatura en 1990 «por una apasionada escritura con amplios horizontes, caracterizada por la inteligencia sensorial y la integridad humanística», Octavio Paz es –incluso antes que poeta- un intelectual de primera fila, poseedor de una amplísima cultura. Buena prueba de ello son sus numerosos ensayos entre los que destacan ‘El arco y la lira’, sobre la creación poética, y ‘El laberinto de la soledad’, acerca de la esencia de la nación mexicana. Enorme influencia ejerció sobre él, además, su contacto con las tradiciones orientales, que conoció durante su estancia como embajador en la India.

Como poeta, su labor se inicia en los años treinta del pasado siglo. En 1938, funda en su país la revista literaria ‘Taller’, cuyo lema era promover una permanente renovación de la palabra lírica. Sin embargo, sería su contacto con los surrealistas europeos la que marcaría definitivamente su obra a pesar de que por entonces –hacia 1945- se trataba ya de un movimiento en decadencia. Desde entonces, no dejó de innovar y cada nueva publicación suya ha sorprendido a la crítica.

La mayor parte de su labor poética -y también la más importante- se halla recogida en tres libros: ‘Libertad bajo palabra’, ‘Salamandra’ (de cuya aparición se cumplen ahora cincuenta años) y ‘Ladera Este’. El primero de ellos posee una estética neorromántica y alberga fuertes preocupaciones existenciales y sociales. No obstante, las últimas composiciones incluidas en él ya muestran la influencia del Surrealismo, como se aprecia en ‘¿Águila o sol?’ y ‘Piedra de sol’. Por su parte, ‘Ladera Este’ responde, por una parte, a su contacto con el misticismo oriental y, por otra, a su iniciación en el Estructuralismo lingüístico. En consecuencia, muestra una absoluta liberación del lenguaje, que se separa en ocasiones de todo sustrato lógico y goza de plena autonomía. Además, utiliza distintos recursos tipográficos heredados de las vanguardias: así en el poema ‘Blanco’, presentado en tres columnas que pueden leerse de distintas maneras.

Octavio Paz se vio muy influido por las culturas orientales durante su estancia en Nueva Delhi

Octavio Paz recibió el influjo de las culturas orientales durante su estancia en Nueva Delhi (en la foto)

En cuanto a ‘Salamandra’, publicado, como decíamos, hace ahora cincuenta años, agrupa poemas compuestos entre 1958 y 1961. Es, quizá, su libro más surrealista y, por tanto, posee un fuerte componente irracional e incluso esotérico. No podemos buscar en él contenidos lógicos sino relaciones arbitrarias de conceptos a los que acompañan imágenes impactantes o, dicho de otro modo, es una obra absolutamente hermética pero plena de sugerencias. Su objetivo, en palabras de su propio creador es «mostrar el otro lado de las cosas» y entre sus textos destaca el que da título al libro.

Aún continuaría Paz por esta vía experimental en dos obras posteriores: ‘Topoemas’ y ‘Discos visuales’, que responden a la estética cubista de los ‘Caligramas’ de Apollinaire (son, por tanto, «poesía visual»). Sin embargo, en ‘Pasado en claro’, recupera las formas tradicionales para reflexionar sobre sí mismo. Todos estos libros conforman una obra impresionante que ha erigido a Octavio Paz como una de las máximas figuras de la lírica contemporánea en lengua castellana.

Fuente: Nobel Prize.

Fotos: Mr. Theklan y Sitomón.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...