La dama del lago, de Raymond Chandler, maestro del género negro

La narrativa policíaca nace en Estados Unidos para luego pasar a Inglaterra y regresar a Norteamérica para desarrollarse como novela negra. Los dos grandes maestros de ésta son Dashiell Hammett y Raymond Chandler. En ‘La dama del lago’, éste último nos presenta un complejo enredo.

Es curiosa la trayectoria seguida por la narrativa policíaca desde sus orígenes hasta el presente. Nacida en Estados Unidos de la mano del genial Edgar Allan Poe, pasó a Inglaterra donde se desarrolló magistralmente con Arthur Conan Doyle o Wilkie Collins. Sin embargo, más tarde, se desdoblaría en dos corrientes bien diferenciadas: la británica y la norteamericana.

La primera se caracteriza por presentar detectives analíticos y con grandes dotes deductivas mientras que la segunda, la propiamente denominada “novela negra”, es más violenta y sus protagonistas son investigadores duros y un tanto cínicos. Las dos grandes figuras de ésta última son, sin duda, Dashiell Hammett y Raymond Chandler, creadores, respectivamente, de dos grandes personajes del género: Sam Spade y Philip Marlowe.

Raymond Chandler ambienta sus novelas en Los Ángeles (en la foto)

Raymond Chandler ambienta las aventuras de Marlowe en Los Ángeles (en la foto).

No obstante, Raymond Chandler (Chicago, 1888-1959) poseía una más sólida cultura literaria procedente de su formación en Inglaterra y ello se aprecia en su estilo. Mientras el de Hammett es seco y de pincelada impresionista, el suyo es más elaborado, ingenioso y cáustico. Aunque con anterioridad había publicado poemas y cuentos, la primera narración extensa en que aparece el genial detective Philip Marlowe fue ‘El sueño eterno’, publicada en 1939 y en el que el investigador rescata a la hija de un millonario del chantaje que sufren por las deudas de ésta.

Más elaborada es ‘La dama del lago’, que conjuga tres relatos breves anteriores de Chandler. En ella, Marlowe es contratado por Derace Kingsley para que encuentre a su esposa, Crystal. El único rastro que ha dejado es una carta enviada desde El Paso donde informaba a su marido de su intención de divorciarse en México para casarse con un ocioso don Juan de Beverly Hills, Chris Lavery. Sin embargo, éste se halla en su casa y dice no saber nada de la mujer.

El investigador se pone en marcha para tratar de desentrañar un misterio que se irá complicando a medida que se desarrolla la trama con la aparición de varios cadáveres y de personajes que albergan oscuros secretos. Chandler maneja el relato con mano maestra, mostrándonos un mundo hostil por el que circulan criaturas apaleadas por la vida que han llegado a una suerte de cinismo intelectual para poder sobrevivir. Un universo por el que el no menos cínico e irónico Marlowe se mueve como pez en el agua. Se trata, en suma, de una de las novelas más complejas de Chandler cuya lectura es ineludible para todo aficionado al género negro.

Fuente: The Thrilling Detective Web Site.

Foto: Marcteer.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...