‘El manuscrito Godwulf’, de Robert B. Parker

Considerado un digno sucesor de Dashiell Hammet y Raymond Chandler, Robert B. Parker inició con esta obra su serie protagonizada por Spencer, el popular detective privado que le dio fama.

Imagen de Parker
Como sucede con casi todos los géneros narrativos, la novela policíaca cuenta con unas pocas grandes figuras y también con un buen número de muy estimables «secundarios». En lo que respecta a la norteamericana –o novela negra-, el primer papel está representado por Dashiell Hammet, creador del detective Sam Spade, y por Raymond Chandler, a su vez autor de los relatos protagonizados por el sabueso Philip Marlowe.

Y el segundo, el de los novelistas que se hallan levemente por debajo de ellos, contaría con James M. Cain, con obras como ‘El cartero siempre llama dos veces’; James Ellroy, con ‘L. A. Confidential’; Erle Stanley Gardner, creador del abogado Perry Mason, o Mike Spillane, con su detective Mike Hammer.

Y también cabe incluir en este último grupo a Robert Brown Parker (Springfield, 1932-2010), digno heredero de Chandler y Hammet que, a su vez, ha creado algunos de los detectives más populares de la novela negra norteamericana como Sunny Randall, Jesse Stone y, sobre todo, Spencer, al que dio vida en la televisión el actor Robert Urich. Parker estuvo en la Guerra de Corea y, más tarde, trabajó como publicista y para la Universidad de Boston, aunque sobre su biografía existen algunas leyendas urbanas. Comenzó a publicar en 1972 con ‘El manuscrito Godwulf’, primera novela protagonizada por el citado Spencer, a cuyas anadanzas dedicaría otros treinta y cuatro libros. Entre otros premios, recibió, en 2002, el Grand Master Award Edgar en reconocimiento a toda su carrera.

Como decíamos, ‘El manuscrito Godwulf’ es el primer relato donde aparece Spencer, un ex-boxeador y ex-policía de Boston que ejerce como detective privado. A pesar de su aspecto rudo, es educado y le gusta cocinar y, como no podía ser menos, cuenta con un inestimable colaborador: Hawk, al que conoció en el ring. Éste es un antiguo soldado de fortuna que vive de acuerdo con sus propias normas y se encarga de hacerle el trabajo sucio.

En ‘El manuscrito Godwulf’, Spencer recibe un peculiar encargo: debe recuperar un códice medieval robado de la universidad por el que los ladrones exigen un rescate. En principio, no parece un caso muy difícil pero todo se complica cuando aparece un cadáver. De repente, el investigador se ve envuelto en una trama relacionada con el propio «crimen organizado» y en la que no son del todo inocentes los miembros de la propia universidad. En suma, se trata de una novela del más auténtico género negro norteamericano.

Fuente: Robertbparker.net.

Foto: Manchester Library.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...