Stefanie Zweig, la europea que se sintió africana

La autora de ‘En un lugar de África’, cuya versión cinematográfica obtuvo el Óscar a la Mejor Película Extranjera en 2002, murió el pasado veinticinco de abril.

Stefanie Zweig

Si hubiera que mencionar escritoras europeas contemporáneas que retrataron la vida en el África profunda, rápidamente dos se nos vendrían a la cabeza. Una es la danesa Karen Blixen, mejor conocida por su pseudónimo literario: Isak Dinesen, autora de la imperecedera ‘Memorias de África’. Y la otra, la alemana Stefanie Zweig (Leobschutz, 1932-2014), fallecida el pasado día veinticinco de abril.

Y es que ambas vivieron en Kenia, la primera después de casarse y la segunda en plena infancia. La familia Zweig (nada tiene que ver, que sepamos, con el también escritor austríaco Stefan Zweig), de religión judía, escapó de la persecución nazi en 1938, cambiando la vida urbana de la Alta Silesia por la rural del África profunda.

Allí se crió la escritora, pues regresaron a Alemania en 1947, una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, y esa etapa de formación dejaría huella indeleble en su personalidad. En Fráncfort, donde se instalaron y ella vivió toda su vida, trabajó como periodista cultural hasta que, al cerrar el diario para el que lo hacía, se dedicó a escribir narrativa. Corría el año 1980 y, en principio, publicó relatos para niños pero pronto alternó éstos con los destinados a los adultos. Apareció así ‘Un puñado de tierra’, su primera novela africana que narra una historia de amor con un joven “Kikuyu” (etnia más numerosa de Kenia).

Sin embargo, la obra que le daría auténtica fama sería ‘En un lugar de África’, inspirada en sus años infantiles en aquellas tierras y que fue llevada al cine en 2001 por la directora alemana Caroline Link. La cinta, de gran belleza como el texto literario, obtuvo el Óscar a la Mejor Película Extranjera al año siguiente.

El éxito de este libro autobiográfico animó a Zweig a repetir la fórmula y en 1996 publicó ‘En un lugar de Alemania’, donde narra, precisamente, su vida tras retornar a su país natal. En fin, otras novelas de la autora son ‘En ningún lugar está la patria’ y ‘Sólo queda el amor’. Con todas ellas obtuvo gran popularidad en Alemania aunque no tanto fuera de ella. En los últimos tiempos -sobre todo desde la muerte de su pareja el pasado año-, llevó una vida bastante apartada de los focos públicos. No obstante, al parecer, tenía un nuevo proyecto literario entre manos. Descanse en paz.

Vía: ‘ABC’.

Foto: Das Blaue Sofá.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...