A los cincuenta años de ‘V.’, debut literario de Thomas Pynchon

Uno de los novelistas más peculiares de la literatura actual, Pynchon inició su excelente carrera hace ahora cincuenta años con la publicación de ‘V.’, una obra compleja y tan desconcertante como su propio autor.

'La subasta del lote 49'

Una portada de 'La subasta del lote 49', de Thomas Pynchon

Todos los años, cuando se acerca la fecha de concesión del Premio Nobel de Literatura, suenan una serie de nombres de escritores como candidatos a recibirlo. Así, son casi fijos en las apuestas el japonés Haruki Murakami, el holandés Cees Nooteboom, el albano Ismail Kadaré o los norteamericanos Don DeLillo y Joyce Carol Oates. Todos ellos han creado una amplia obra y, sin duda lo merecen. Pero el más peculiar de entre todos estos aspirantes es otro estadounidense.

Se trata de Thomas Pynchon (Glen Cove, Nueva York, 1937), que, a su tradicional fobia a aparecer en público, añade el hecho de haber escrito tan sólo siete novelas a lo largo de su ya dilatada carrera literaria. Precisamente en 2013 se cumplen cincuenta años desde la publicación de la primera de ellas, ‘V.’.

Celoso guardián de su intimidad, apenas se han difundido unas pocas fotos suyas e incluso los expedientes de la Universidad de Cornell, donde estudió, y de la Marina norteamericana, a la que perteneció, han desaparecido. De su interés por permanecer anónimo nos da idea el hecho de que, cuando se le otorgó el National Book Award por su novela ‘El arco iris de gravedad’, envió a un actor a recogerlo. Hasta que punto esta actitud es sincera o, por el contrario, se trata de una simple estrategia para aumentar su leyenda, tan sólo él lo sabe. Pero, en cualquier caso, Pynchon no precisa de estos trucos para ello, pues la crítica lo considera uno de los autores más importantes de las últimas décadas, genuino representante de lo que se ha venido en llamar «Posmodernismo».

Claro que tan cierto como esto es que sus obras son de difícil lectura por su complejidad estructural y estilo denso, sus audacias eruditas y por la combinación de diferentes registros lingüísticos. Por si ello fuera poco, sus temas predilectos se relacionan con la pérdida de orientación del Hombre en el mundo moderno, donde la libertad es controlada y la tecnología manipulada. Todo ello para arrojar una visión caótica de nuestro presente.

Glen Cove

Glen Cove (Nueva York), donde nació Pynchon

Como decíamos, ‘V.’ fue su primera novela o, por mejor decir, hipernovela, como se la ha calificado, pues en ella encontramos una historia construida con otras tramas. Es como un puzzle en el que cada pieza tiene sentido por sí mismo y, además, una vez reunidas todas ellas, lo poseen igualmente. De ahí que se haga muy complejo exponer su argumento. Tres personajes la recorren: V., que lo mismo es una muchacha en El Cairo que una rata en el metro de Nueva York o una bailarina en Sudáfrica; Herbert Stencil, empeñado en encontrar a V., y Benny Profane, una criatura que tan sólo parece buscarse a sí mismo. Las distintas partes en que puede dividirse la obra están escritas usando un código lingüístico diferente con sus respectivas referencias cultas, pero todas ellas tienen extraordinarias resonancias poéticas. Se trata, en suma, de una novela de enorme complejidad pero también de gran altura literaria.

Tras su excelente estreno literario, Pynchon Publicó ‘La subasta del lote 49’, en la que urde una historia sobre una extraña y clandestina agencia de correos. Posteriormente, llegarían ‘El arco iris de gravedad’, otra monumental novela que fue rechazada por el jurado del Pulitzer por considerarla obscena; ‘Vineland’, donde revive los modos de vida de las comunas hippies; ‘Mason & Dixon’, parodia de la creación de Estados Unidos donde aparece un George Washington fumando marihuana; ‘Contraluz’ y ‘Vicio propio’, una suerte de novela «negra» vertida al humor. Todas ellas configuran una obra breve pero que resulta de altísima calidad literaria y, sobre todo, tan desconcertante como su propio autor. ‘V.’ fue el principio de todo.

Fuente: San Narciso College.

Fotos: Digital Sextant y The Eyes of New York.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...