El legado de Vicente Blasco Ibáñez será trasladado a Madrid

Si hace unos días era el legado del poeta Miguel Hernández el que se trasladaba a Jaén, ahora son los documentos de la Fundación Blasco Ibáñez los que abandonarán Valencia con destino a Madrid de no llegarse a un acuerdo entre aquélla y el Ayuntamiento de la ciudad del Turia. Mala noticia que estos papeles anden de aquí para allá, ya que pueden sufrir daños.

Hace unos días conocíamos la noticia de que los documentos del poeta Miguel Hernández se trasladaban a Jaén por desavenencias de la familia con el Ayuntamiento de Elche. Y ahora es el legado del novelista valenciano Vicente Blasco Ibáñez el que, según parece, va a ser enviado a Madrid ante la falta de interés del consistorio de la ciudad del Turia en negociar su conservación con la Fundación que es propietaria de los papeles.

Blasco Ibáñez noveló como nadie la vida en la Albufera valenciana

Blasco Ibáñez noveló como nadie la vida en la Albufera valenciana

El Ayuntamiento valenciano y la citada Fundación Blasco Ibáñez se habían emplazado para tratar el tema a finales de verano pero, según denuncia el secretario de ésta última, Ángel López, nadie se ha puesto en contacto con ellos.

Así las cosas, la Fundación ha comenzado a hablar con entidades culturales madrileñas para trasladar a la capital de España el legado del escritor. Sin embargo, el consistorio valenciano ha anunciado que, en los próximos días, concertará una reunión con los representantes de aquélla para aclarar el tema. En palabras del citado Ángel López, «si el Ayuntamiento reacciona y tiene interés en llegar a un acuerdo, hablaremos; si su intención es dar largas, los fondos se irán de Valencia. Tan pronto como las conversaciones –con Madrid- estén maduras, los fondos se irán fuera de Valencia».

Es de esperar que los políticos se espabilen y el acuerdo se consiga porque no es bueno para los legados de los grandes escritores sufrir traslados que ponen en riesgo su integridad. Lo acertado sería hallar una ubicación definitiva para ellos, un lugar adecuado donde puedan estar conservados y, al tiempo, ser consultados por los investigadores de la literatura.

Fuente: ‘El Mundo’.

Foto: Netazar.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...