Curtis Garland, novelista de urgencia

El pasado cinco de febrero falleció Juan Gallardo Muñoz-Creu, conocido en el mundo de la literatura popular por sus distintos pseudónimos, especialmente el de Curtis Garland. Se trata del escritor más prolífico de las letras españolas.

Recreación de una pelea en el Oeste

La novela del oeste fue uno de los géneros más cultivados por Gallardo

Durante décadas, varias editoriales (especialmente Bruguera) abastecieron a los lectores de novelas a bajo precio que constituyeron todo un género narrativo también llamado literatura popular o novela de kiosco. Éste englobaba relatos policíacos, del oeste, de ciencia-ficción o sentimentales y aunque la urgencia de publicación provocaba, a veces, una merma de la calidad, entre sus autores se contaban algunos escritores estimables como Francisco González Ledesma –el mítico “Silver Kane”-, Corín Tellado o Marcial Lafuente Estefanía.

Y, con ellos, Juan Gallardo Muñoz-Creu (Barcelona, 1929-2013), fallecido el pasado cinco de febrero y que cuenta con el honor de ser el escritor más prolífico de las letras españolas, superando incluso al mismísimo Lope de Vega (salvando las distancias). Porque se estima que, con sus diferentes pseudónimos –Curtis Garland sobre todo pero también Donald Curtis, Addison Starr o Kent Davis-, publicó más de dos mil novelas.

En su juventud, había presentado a un concurso su relato ‘Mañana es demasiado tarde’, que resultó finalista pero no obtuvo premio. Y, quizá llevado por las urgencias económicas, sin querer renunciar a su vocación, optó por dedicarse a la literatura popular. Hijo de actores, lo fue él también, uno de los que estrenó ‘En la ardiente oscuridad’ de Buero Vallejo, en la que hacía el papel de Carlos. Pero una de sus pasiones era el cine. De hecho, sus primeros escritos fueron críticas de películas publicadas en la revista ‘Junior films’.

Como novelista, fue un todoterreno capaz de entregar cuatro o cinco relatos al mes. Cultivó además todos los géneros y, entre la ingente cantidad de relatos publicados, había algunos a los que tenía especial afecto: ‘Tributo a Jessie’ y ‘Hombres sin ley’, pertenecientes a la narrativa del oeste; ‘X’ e ‘Invasores de la tierra’, al de ciencia-ficción o ‘Blues en negro’, ‘La dama usaba veneno’ y ‘Flores en tu funeral’, al policíaco.

A pesar de tan arduo trabajo, también escribió guiones de cine y numerosos libros de divulgación. Con orgullo, contaba que había sido felicitado personalmente por el escritor uruguayo Juan Carlos Onetti, quién consideraba muy meritoria su labor en la literatura popular. En 2008, había fallecido su esposa, Teresa Asenci, con la que convivió cincuenta y seis años y que fue una excelente colaboradora en sus trabajos literarios. A ella le dedicó su libro autobiográfico ‘Yo, Curtis Garland’, publicado en 2009 por la editorial Morsa. Aún publicaría una última novela policíaca hace dos años con el evocador título ‘Las oscuras nostalgias’. Descanse en paz.

Fuente: Bolsilibros Bruguera.

Foto: Gabriel Villena.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...