El hidalgo real que atacó un molino del Toboso en 1594

Se llamaba Agustín Ortiz y fue procesado por la Inquisición; hemos conocido su historia gracias al investigador Javier Escudero.

quijote

Seguramente el pasaje más famoso del ‘Quijote’ cervantino sea el que narra el ataque del hidalgo loco a los molinos de viento creyendo que se trata de gigantes. La anécdota simboliza la falta de cordura de Alonso Quijano y se creía fruto de la imaginación de su genial creador. Sin embargo, ha aparecido un documento que, quizá, demuestre que el “Manco de Lepanto” se basó en un hecho real.

Y es que el historiador Javier Escudero, quien lleva dos años investigando si los personajes del ‘Quijote’ son ficticios o inspirados en personas reales, ha encontrado en el Archivo Diocesano de Cuenca unos legajos que exponen el caso de un individuo que atacó a los molinos de viento del Toboso.

Se han conservado porque el sujeto fue procesado por la Inquisición. Se llamaba Agustín Ortiz y, como Quijano, era un hidalgo. Pertenecía a una importante familia de La Puebla de Almoradiel y su padre era caballero de la Orden de San Juan. Siguiendo con el relato de Escudero, Agustín era algo así como “la oveja negra”, saltaba de trabajo en trabajo y, finalmente, en 1594 tuvo el altercado del molino.

Bien es cierto que éste no fue del todo como el quijotesco. Al llegar a aquel, Ortiz tuvo una discusión con Pedro de Morales, propietario del molino, y con Pablo López. En un gesto de amenaza, el hidalgo atacó la cruz que había pegada al molino cortándola y haciéndola astillas. Pese a lo sorprendente del suceso, nadie se acordó más de él hasta unos 5 años después.

Agustín se había convertido en alguacil y, desde su puesto, quiso vengarse de algunos parroquianos con los cuales había tenido problemas. Fue entonces cuando éstos, para defenderse, denunciaron a la Inquisición los hechos del molino. Los inquisidores pensaron que aquel acto de la cruz podía tener que ver con el protestantismo y condenaron a Ortiz a pagar 3.000 maravedíes y ser duramente reprendido. Nunca sabremos si Cervantes supo de esta historia antes de escribir el ‘Quijote’ pero, en cualquier caso, se trata de una singular casualidad.

Vía: ‘ABC’.

Foto: Banfield en Wikipedia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...