‘El huérfano’, de Adam Johnson

La novela ganadora del Premio Pulitzer de Ficción en 2013 está ambientada en la surrealista Corea del Norte.

Aeropuerto Corea Norte

El próximo día cinco de junio llega a las librerías españolas ‘El huérfano’, la novela de Adam Johnson (Dakota del Sur, 1967) que obtuvo el Premio Pulitzer de Ficción en 2013. Con ella, el prestigioso galardón retomaba la senda de la normalidad después de que el año anterior hubiera quedado desierto provocando un considerable escándalo, ya que entre las obras candidatas había, por ejemplo, una de David Foster Wallace y otra de Denis Johnson, ambos novelistas sobradamente conocidos.

Lo primero que debe decirse de ‘El huérfano’ es que sorprende por lo original y audaz de su argumento, pues nos traslada al que, probablemente, sea el país más críptico del mundo: Corea del Norte, una especie de república hereditaria que lleva décadas subyugada al poder absoluto de la familia de Kim Il Sung, fundador del estado.

Adam Johnson es profesor de escritura creativa en la Universidad de Stanford. Sin embargo, hasta la publicación de ‘El huérfano’ no era demasiado conocido como autor literario. Si bien había sido nombrado «escritor debutante del año» en 2002, apenas había dado a la imprenta una colección de cuentos titulada ‘Emporium’ y la novela ‘Parásitos como nosotros’, donde un antropólogo y sus discípulos creen hallar datos que anuncian el fin de la civilización. Ha sido ‘El huérfano’ la obra que le ha brindado la consagración definitiva, no sólo por ganar el Pulitzer sino también porque ha sido traducida a un buen número de idiomas.

El protagonista de la novela es Jun Do, a quien conocemos adolescente en un orfanato. Reclutado por el ejército, es sin embargo utilizado por el gobierno para realizar los trabajos más siniestros lo cual le permite ir ascendiendo en el escalafón hasta convertirse en oficial de inteligencia. Es un criminal sin escrúpulos pero, en el fondo de su alma, queda el rastro del niño abandonado y desvalido. Se enamora de Sun Moon, una famosa actriz, y cambia su visión del régimen. No obstante, cuando se enfrente al poder, será marcado como objetivo a eliminar.

La verdad es que se trata de una obra magnífica. Puede leerse como un «thriller» pero también como un relato surrealista que recuerda a Kafka. Claro que a ello ayuda la propia idiosincrasia del estado coreano, donde está todo prohibido. En este sentido, Johnson no puede evitar la sátira, como cuando apunta que en la radio se transmite la noticia de que los estadounidenses emigran de su país para instalarse en Corea del Norte o cuando habla de que la ley sanciona mirar a las estrellas. Sin embargo, no carga las tintas. Estos ingredientes son el medio en que se basa para retratar la alienación del individuo ante un estado totalitario y absurdo en su propia esencia.

Vía: ‘El País’.

Foto: Stephan.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...