El legado de Kafka irá a parar a la Biblioteca Nacional de Israel

El legado de Kafka irá a la Biblioteca Nacional de Israel según la última decisión de un tribunal judicial israelí.

El legado de Kafka irá a Israel

Después de un largo proceso legal, un tribunal israelí ha dictaminado que los manuscritos de Kafka que estaban en posesión de dos hermanas, deben entregarse a la Biblioteca Nacional de Israel, para que el público pueda acceder a la información inédita que contienen.

Meir Heller, abogado de la Biblioteca Nacional de Israel, ha comunicado a Efe que “la juez ha sentenciado que el legado de Kafka no fue regalado por su amigo Max Brod a su secretaria Ester Hoffe, como ella y sus hijas (Eva Hoffe y Ruth Wiesler) argumentaban. Por tanto, los manuscritos forman parte de la herencia de Brod, que este donó a la Biblioteca Nacional de Israel”.

Sin embargo, la sentencia del Tribunal de Familia del Distrito de Tel Aviv podría no ser definitiva, ya que los abogados de la única hermana que aún vive, han informado que recurrirán a la sentencia. En su intento de mantener en su poder los documentos que poseen un gran valor económico, histórico y cultural, han llegado en otras ocasiones al Tribunal Supremo.

Según el diario israelí Haaretz, la juez Talia Pardo Kupelman sentenció que “atendiendo a los requerimientos estrictos de prueba, no creo que las demandantes hayan demostrado los requisitos. Uno puede determinar que los manuscritos de Kafka, así como la herencia de Brod, no fueron entregadas como regalos”.

Poco puede hacer Eva Hoffe, ya que el Estado ha empezado los trámites para reclamarle la entrega de los manuscritos, algunos de los cuales se encontraban en cinco cajas fuertes que fueron abiertas tras otro complicado proceso judicial hace más de un año. En ellas había miles de páginas entre las que se encontraban la correspondencia de Kafka y de Brod con otros escritores de la época, como Shin Shalom y Stefan Zweig.

Al mismo tiempo, el Tribunal ha dictaminado que Hoffe y los herederos de Wiesler deben pagar las costas del juicio y del proceso de la herencia de Brod, con un importe de 20.000 euros.

Heller anunció a Efe que «por fin, los documentos de Kafka podrán ser expuestos al mundo» y acusó a las hermanas de «querer beneficiarse del dinero y vender los documentos a Alemania y otros lugares, contraviniendo los deseos de Brod, que quería que el legado fuese donado y accesible al público«.

También se mostró satisfecho con que los documentos vayan a pasar a manos de los profesionales, ya que hasta el momento “parte de ellos están en el apartamento de Eva, donde el legado de Kafa convive con cincuenta gatos y cinco perros”, concluyó.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...