El primer libro de Jorge Luis Borges celebra su 90 aniversario en Nueva York

Con motivo del 90 aniversario de la publicación de Fervor de Buenos Aires, María Kodama, viuda de Jorge Luis Borges, presentará en Nueva York el poemario editado en color y en gran formato.

borges

La obra forma parte de la colección Poetas y ciudades, que reúne otros conocidos títulos de la poesía en español como Poeta en Nueva York, de Lorca, Diario de un poeta recién casado, de Juan Ramón Jiménez, y Sombra del Paraíso, de Vicente Aleixandre.

La presentación de la primera edición ilustrada de la obra se celebrará el próximo 19 de abril en el Instituto Cervantes de Nueva York y, más tarde, se celebrará en Buenos Aires junto a una exposición de algunos dibujos hechos para el libro. Finalmente, se presentará en Madrid.

Esta edición alberga dibujos del argentino Pablo Racioppi, entre los que se encuentran varios retratos de Borges, en los que “ha ido conjugando grafismos figurativos y expresionistas muy cercanos al espíritu borgiano”, explicaba Pedro Tabernero, editor del libro, que ya ha trabajado con Racioppi en Sevilla.

La edición “ha sido concebida íntegramente desde el mundo de la ilustración, y supone una importante aportación gráfica que transporta la obra literaria a una dimensión visual hasta ahora inédita”, decía Tabernero.

El prólogo corre de la mano de Isaías Lerner, que se centra en la etapa como profesor de Borges, ya que considera que la imagen que se tiene actualmente del escritor se la “han inventado las entrevistas y las banalidades del periodismo que pretende ser cultural”.

José María Conget ha introducido la edición ilustrada de Fervor de Buenos Aires, y ha calificado la obra como “un libro de poesía amorosa camuflada tras la enunciación estremecida de unas plazas, unas esquinas, unas salas familiares”.

Si algo hemos aprendido de Borges es que el fervor por Buenos Aires no se diferencia del que nos suscitan a cada uno las calles y plazas por las que transitaron nuestra juventud y nuestro deseo”, escribe Conget, que no olvida que Borges también describió la capital argentina “como un plano de mis humillaciones y fracasos”.

Con casi 15 años, Borges dejó atrás Buenos Aires para ir a Europa con su familia, y con 22 años regresó a su ciudad natal. Por ello, Conget escribió: “Tal vez la ciudad que el joven Borges encontró en 1921, a su regreso de Europa, había sido construida en su mente a partir de un doble espejismo, el de la nostalgia y el de la traicionera memoria infantil”.

Imagen: Dominio Público

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...