Muere la escritora y editora Esther Tusquets

Hoy se ha conocido la muerte de la escritora y editora catalana Esther Tusquets, cuya relevancia en el panorama editorial español es muy importante desde que tomara las riendas de Editorial Lumen. Aquejada desde hace unos años de Parkinson, una complicación derivada de esta enfermedad ha puesto fin a su vida.

Esta mañana se ha tenido conocimiento de la muerte de la escritora y editora catalana Esther Tusquets (Barcelona, 1936) a causa de una neumonía que no era otra cosa que complicación del Parkinson que venía padeciendo desde hacía unos años. Fue una de las figuras más importantes del panorama editorial español de las últimas décadas, concretamente desde 1960, cuando, Tras estudiar Historia en las universidades de Barcelona y Madrid, se encargó de la empresa fundada por su padre para ella y su hermano.

Esther Tusquets dio a conocer en España a grandes escritores como Umberto Eco (en la foto)

Esther Tusquets dio a conocer en España a grandes escritores como Umberto Eco (en la foto)

Ésta no era otra que Ediciones Lumen y, a través de ella, Esther Tusquets ha dado a conocer al público español, no sólo a jóvenes autores hoy consagrados como Gustavo Martín Garzo, sino también a escritores extranjeros como Umberto Eco. Por si ello fuera poco, recuperó en castellano a otros como Virginia Woolf, James Joyce o Marcel Proust.

A pesar de que acostumbraba a decir «lo que sé del mundo y de la vida lo he aprendido en las novelas», no tenía vocación de editora aunque también reconocía que, una vez dedicada a ello, le gustó enseguida. A su talento se deben míticas colecciones lanzadas por Lumen como ‘Palabra e imagen’, ‘Palabra en el tiempo’ –dirigida por su antiguo profesor Antonio Vilanova– o ‘Femenino singular’, dedicada solamente a escritoras. Cuando, en 1969, tras un desencuentro, su hermano abandonaba la editorial para fundar Tusquets, ella continuó sola al frente del negocio e incluso se lanzó a escribir.

Poco después, saldría su primera novela, ‘El mismo mar de todos los veranos’, a la que seguiría ‘El amor es un juego solitario’, que le supuso su primer gran reconocimiento, al ganar el Premio Ciudad de Barcelona de 1979. Finalmente, vendería la editorial al grupo Bertelsmann para dedicarse a escribir y también un tanto harta de las intrigas de ese mundo: «no añoro mi etapa de editora; no volvería por nada del mundo; es un negocio muy complicado: el azar es la mitad del oficio».

Sin embargo, mujer contradictoria, poco después fundaba junto a su hija Milena, el pequeño sello RqR. Sus últimas aportaciones literarias fueron de tipo autobiográfico: ‘Confesiones de una editora poco mentirosa’, ‘Habíamos ganado la guerra’ y ‘Confesiones de una vieja dama indigna’, donde no duda en «ajustar cuentas con las costumbres de la España del último medio siglo», en palabras de su íntima amiga la también escritora Ana María Moix. Descanse en paz.

Fuente: ‘El País’.

Foto: Das Blaue Sofa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...