Ex detenido de Guantanamo privado de sus derechos de autor

Un ex detenido en Guantánamo, ¿tiene derecho a recibir ingresos por derechos de autor? Para el gobierno de Australia la respuesta es no. David Hicks, autor de un libro autobiográfico sobre su experiencia en el centro de detención de Guantánamo, My Journey, corre el riesgo de verse privado de estos beneficios en favor de una ley que prohibe enriquecerse a cualquier persona que haya cometido un crimen.

Apodado el «talibán australiano» David Hicks, un converso al Islam, fue arrestado en Afganistán poco después de los ataques del 11 de septiembre de 2001. Acusado de apoyar actividades terroristas, entonces es encarcelado durante seis años en Guantánamo. De vuelta en Australia en 2007, es puesto en libertad condicional, con la prohibición de realizar entrevistas a cualquier medio de comunicación. Tres años más tarde se decide a romper su silencio publicando My Journey en Random House: el libro es un éxito en Australia, donde se han vendido casi 30.000 copias, en medio de controversias (habría que hablar de la tendenciosidad del libro, sobre todo en lo concerniente a la unidad que habría encontrado a Hicks entrenándose para cometer atentados en un campo fundado por Al-Qaeda). Según el cálculo de The Guardian, Hicks podría recibir el 10% de dichas venas, teniendo en cuenta que el precio de venta del libro era de 49,95 dólares (unos 35 euros). Y como en las adivinanzas, el resto ya te lo he dicho, pero si el calor te hace estar un poco más torpe que habitualmente, estamos hablando de 105000 €.

A día de hoy, las autoridades australianas han puesto en marcha acciones legales para bloquear el monto correspondiente a los derechos de autor de Hicks. En el marco de este caso, que será considerado por el tribunal de Nueva Gales del Sur el 3 de agosto, algunos detractores de Hicks acusan al gobierno de haberse tomado demasiado tiempo para actuar, porque creen que el autor de Guantánamo «ha beneficiado claramente de su crimen«. Difícil de decidir, sobre todo porque David Hicks sólo reconoce su apoyo a los terroristas para poder salir de Guantánamo.

Por otro lado, John Dowd, un activista de los derechos humanos en Australia, señala que en todos los casos David Hick «nunca ha sido condenado de ningún delito por la justicia australiana.» Una opinión compartida por Amnistía Internacional, que también señala que el Gobierno de Australia, a diferencia de los británicos, permite la detención de sus nacionales, sin juicio y sin fundamento legal, y que lo ha mantenido en la cárcel «incluso después de la publicación del informe sobre la tortura, creada para los ex presos y el FBI» (fuente Financial Times).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...