Un libro estudia las enfermedades de grandes escritores

‘La tos de Orwell. Diagnóstico de las enfermedades y estertores de los grandes escritores’ es un curiosísimo libro del doctor John Ross que se adentra en los padecimientos que sufrieron algunos de los más importantes autores de la Literatura Universal como Shakespeare, Orwell, Emily Brönte o John Milton.

Monumento a Shakespeare

Monumento a Shakespeare, uno de los escritores estudiados por John Ross

Existe una larga tradición en la Literatura de médicos que han dedicado sus conocimientos a estudiar la biografía de los escritores desde el punto de vista de sus enfermedades. Incluso algunos han analizado a personajes literarios, generalmente desde la perspectiva de su salud mental. Por ejemplo, en las letras españolas contamos con el egregio caso del doctor Gregorio Marañón, por demás brillante prosista.

Como éste, el doctor John Ross, especialista en enfermedades infecciosas del Centro Médico Saint Elizabeth, en Boston, ha dedicado un libro a estudiar los padecimientos que aquejaron a algunos grandes escritores y que, en tanto condicionaron su vida, influyeron en su obra. Se titula ‘La tos de Orwell. Diagnóstico de las enfermedades y estertores de los grandes escritores’.

Así, por la consulta literaria del doctor Ross pasan, entre otros, William Shakespeare, de quién afirma que padecía sífilis basándose en lo trémulo de sus últimas firmas; George Orwell, que da título a la obra y al que diagnostica que padeció sarampión, tos ferina, dengue y tuberculosis; Emily Brönte y John Milton, que podrían haber tenido el síndrome de Aspereger o Jonathan Swift, quién, por sus síntomas (vértigo, zumbido de oídos y obsesión con la limpieza), sufriría la enfermedad de Ménière.

Pero más curioso aún es el caso del autor de ‘La letra escarlata’, Nathaniel Hawthorne, cuya principal enfermedad era el pánico a los médicos. Claro que estaba justificado pues visitó a una pléyade de ellos para curar una pierna que se rompió a los nueve años y, entre las terapias que le aplicaron, estuvo la de arrojar agua fría desde un segundo piso sobre su pié para reducir la inflamación. Sin duda, se trata de un libro curiosísimo.

Fuente: ‘ABC’.

Foto: Srett.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...