La increíble historia del monje que salva manuscritos clásicos

El norteamericano Colomba Stewart, de 59 años, se dedica a proteger los más valiosos textos antiguos de las zonas de Siria e Irak.

manuscrito

Sobradamente conocida es la barbarie del ISIS. Mata a inocentes sin inmutarse y subyuga a otros a una dictadura medieval. Indudablemente, eso es lo más trágico. Pero, además, hay una víctima colateral de su fanatismo: la Cultura. Destruyen todo lo que sea distinto del ideario que tratan de imponer sin reparar en su valor arqueológico, histórico o artístico (ahí está el ejemplo de Palmira). También los libros.

Y no sólo obras de autores occidentales como por ejemplo nuestro ‘Quijote’ o ‘Macbeth’, pues esas ya las han quemado hace tiempo. Sino valiosos manuscritos árabes y cristianos antiguos que se encuentran en museos y bibliotecas de las ciudades que controlan. Ya se sabe que, cuanto menos acesso tenga un pueblo a la cultura, más fácil será de subyugar.

No obstante, siempre hay personas que trabajan en el anonimato para evitarlo. es el caso de un monje norteamericano llamado Columba Stewart, de 59 años y que ha sido capaz de poner de acuerdo a musulmanes y cristianos para rescatar manuscritos valiosos de Siria e Irak y ponerlos a salvo aún a riesgo de su propia vida. El religioso ha entrenado a un equipo de colaboradores para que sean capaces de distinguir este tipo de textos.

Su mecánica de trabajo es siempre la misma. Una vez encontrado el manuscrito y con ayuda de la Biblioteca de la Abadía de San Juan, una ONG que opera en el lugar, se fotografían y, más tarde, se digitalizan en la norteamericana Universidad de Collegeville (Minnesota), especialista en este tipo de tareas. Es una compleja labor que, hasta ahora, ha permitido salvaguardar nada menos que 140.000 manuscritos tanto cristianos como islámicos y judíos.

De ellos, posteriormente a ser digitalizados, el ISIS y los bombardeos han destruido ya 2.000. Pero la organización montada por Stewart no se limita a hacer esto que contamos: en la medida de lo posible, también rescatan los propios manuscritos físicos, que trasladan a un centro de Jerusalén especializado en su tratamiento. Y no es la primera vez que el audaz sacerdote realiza esta labor, pues ya hizo lo propio durante las guerras de la antigua Yoguslavia.

Vía: ‘Lecturalia’.

Foto: Wikimedia.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...