‘La mujer del espejo’, una novela con tintes “feministas” para promover la insumisión

Éric-Emmanuel Schmitt es el autor de La mujer del espejo, una novela “feminista” donde sus protagonistas se rebelan contra el sometimiento y la sumisión, y es que “siempre es más difícil para una mujer que para un hombre”, explica el autor.

"La mujer del espejo"

El respetado escritor francés, que ha escrito novelas con un gran reconocimiento como Ulises from Bagdad o El señor Ibrahim y las flores del Corán, se introduce en la piel de tres mujeres en su nueva obra “La mujer del espejo“: Anne, que vive en la Brujas del Renacimiento, Hanna, una aristócrata de la Viena imperial de principios del siglo XX y Anna, una actriz del Hollywood de nuestros tiempos.

El reto era convertirme en esas tres mujeres, sentir el mundo a través de sus cuerpos y su psicología”, explica el autor. La obra hace hincapié en el concepto de insumisión, pero no porque sus protagonistas sean rebeldes por naturaleza, sino porque hacerlo se convierte en una necesidad.

Aunque las tres protagonistas tienen todo en sus vidas para llegar a ser felices, ninguna de ellas lo consigue debido a las presiones de su época hacia el género femenino. Pero les harán frente buscando su lugar en el mundo y su libertad.

Schmitt comenta que ha tardado “50 años” en acumular suficientes conocimientos sobre la psicología de las mujeres mediante la observación “y la empatía”, pero le hace “feliz” observar a las personas “y jugar” a ser ellas y ver así el mundo desde el punto de vista de otros. El escritor trata de utilizar la literatura para promover “la tolerancia” y “romper las barreras” entre un lector con una mentalidad muy diferente a otro. Por ello, considera que libros como 50 sombras de Grey no hace otra cosa que “alimentar los prejuicios actuales”.

El autor ha escrito la novela de manera que los capítulos se intercalan con la historia de las protagonistas, algo que ha dificultado su trabajo, ya que ha tenido que “regresar al lenguaje propio de cada época”, pero también le ha permitido crear los “juegos de espejo” de la misma.

Schmitt opina que los prejuicios contra los conceptos que aparecen en la novela “no terminarán nunca”, ya que aunque cree en que el ser humano puede progresar de forma individual, la sociedad como colectivo “no progresa”.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...