Retornan las novelas del oeste de Marcial Lafuente Estefanía

Hasta hace no mucho tiempo, la narrativa del oeste era un género que gozaba de gran aceptación por parte del público juvenil y también del más veterano. Por ello, es una excelente idea la que ha tenido Almuzara de volver a editar las principales obras de uno de sus más populares escritores: Marcial Lafuente Estefanía.

Hubo un tiempo no tan lejano en el que las novelas del oeste podían encontrarse en todos los kioskos. Se trataba de literatura de evasión sin grandes aspiraciones salvo la de entretener al lector. Sin embargo, entre sus creadores, había algunos con estimables cualidades. El mejor ejemplo de ello es “Silver Kane”, seudónimo bajo el que se ocultaba el hoy reconocido novelista del género policíaco Francisco González Ledesma, creador del comisario Ricardo Méndez.

Marcial Lafuente Estefanía volverá a llevarnos al lejano oeste

Marcial Lafuente Estefanía volverá a trasladarnos al salvaje oeste

También entretuvo con sus textos a varias generaciones de jóvenes el castellano Marcial Lafuente Estefanía (Toledo, 1903-1984), quién, además, tuvo la osadía de firmar sus obras con su verdadero nombre y conseguir que se vendieran en los mismísimos Estados Unidos.

Quizá tuviera alguna responsabilidad en su éxito Enrique Jardiel Poncela, que le aconsejó cuando se iniciaba en la literatura: “escribe para que la gente se divierta, es la única forma de ganar dinero con esto”. Sin embargo, no consta que, a pesar de ello y de haber escrito más de tres mil novelas, Lafuente Estefanía se hiciera especialmente rico. Claro que, al tener que entregar al menos una obra a la semana, tampoco podía concentrase mucho en la calidad y, por otra parte, el precio de venta al público no ayudaba mucho.

En cualquier caso, su aceptación entre los lectores fue indiscutible y, por ello, la Editorial Almuzara ha decidido ahora recuperar sus mejores textos. Se han estrenado con ‘La hora de las hogueras’ y ‘Los visitantes de la madrugada’, dos de las más representativas de su estilo. Éste se basaba en una acción constante y un peculiar lenguaje pleno de modismos. Lafuente Estefanía era un gran admirador del teatro clásico español de los siglos XVI y XVII y, muchas veces, se inspiraba en los personajes de estas obras para utilizarlos en sus novelas, previa translación al salvaje oeste norteamericano.

Curiosamente, Lafuente comenzó a escribir en la cárcel, donde estaba tras su participación en la Guerra Civil. En sus palabras, “empecé a escribir prácticamente en un rollo de papel higiénico. No tenía cuartillas, no tenía pluma; entonces decidí utilizar el lápiz y el papel de retrete. Estaba en una sala de uno de los hoteles en los que me recluyó el Gobierno”. Nadie diría que, tras este extraño comienzo, sus obras amenizarían la vida de varias generaciones de sus compatriotas. Sin duda, se trata de una excelente iniciativa por parte de Almuzara.

Fuente: Europa Press.

Foto: GiAYm.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...