Nicanor Parra cumple cien años

El autor chileno, creador de la “antipoesía”, Premio Cervantes y varias veces propuesto para el Nobel, ha cumplido un siglo el pasado día 5 de septiembre.

Nicanor Parra y Michelle Bachelet

Indudablemente, Chile es una cantera de grandes poetas. En el país andino nacieron Vicente Huidobro, Pablo Neruda, Gabriela Mistral (ambos ganadores del Premio Nobel), Pablo de Rokha y Gonzalo Rojas. Pero, probablemente, el último gran poeta chileno vivo sea Nicanor Parra, quien acaba de cumplir cien años el pasado día 5 de septiembre en medio de un sin fin de actos conmemorativos organizados por sus conciudadanos.

Nacido en San Fabián de Alico, estudió Matemáticas y Física, formación que completaría en Estados Unidos primero y en Inglaterra más tarde. Entretanto, publicó su primer libro de poemas, ‘Cancionero sin nombre’, en 1935. Siguiendo la estela del ‘Romancero gitano’ de Lorca, se compone de poemas narrativos de tono sentimental.

Sin embargo, muy pronto daría un giro radical a su obra, tomando un camino que él mismo bautizó como “antipoesía”. Su mejor ejemplo es el volumen titulado, precisamente, ‘Poemas y antipoemas’ y caracterizado por el uso de un lenguaje y una sintaxis coloquiales, el tono irónico y un agudo sentido de lo anti-heroico. Esta obra le proporcionó el Premio Nacional de Literatura en su país y tiene una influencia capital en la poesía hispanoamericana posterior. A esta corriente lírica inventada por Parra pertenecen igualmente ‘Versos de salón’, ‘Canciones rusas’ u ‘Obra gruesa’.

Pero todavía dio el escritor un giro más a su concepto de “antipoesía” con la creación de los artefactos visuales. Son éstos -como su propio nombre hace deducir- montajes realizados con objetos de deshecho a los que proporciona una conformación poética con el añadido de una frase tomada al albur. Constituyen por tanto una suerte de manifestación artística transversal.

En fin, otros libros de Parra son ‘Sermones y prédicas del Cristo de Elqui’, ‘Hojas de Parra’, ‘Coplas de Navidad’ o ‘Páginas en blanco’. Es la suya, en definitiva, una creación absolutamente personal que le ha granjeado un sin fin de premios. En 1991 obtuvo por segunda vez el Nacional de Literatura Chilena, al que siguieron el Premio Cervantes en 2011, el Reina Sofía y el Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, entre otros muchos. En la concesión de todos ellos, los respectivos jurados destacaron especialmente, la incesante búsqueda de nuevas formas de expresión acometida por Parra a lo largo de toda su carrera.

Como decíamos, el pasado día cinco cumplió cien años con una vitalidad magnífica (dicen que incluso conduce su viejo Wolkswagen). Y todas las instituciones chilenas se hacen la competencia por rendirle homenaje. Incluso han publicado un libro inédito de su producción. Se titula ‘Temporal’ y -según parece- ni siquiera Parra lo recordaba. Desde aquí le deseamos feliz cumpleaños.

Vía: Universidad de Chile.

Foto: Gobierno de Chile.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...