Otfried Preussler, maestro de la literatura infantil

El escritor germano Otfried Preussler falleció el pasado dieciocho de febrero a los ochenta y nueve años de edad. Nos ha legado una obra abundante dirigida a los más jóvenes en la que sobresalen las andanzas del bandido Saltodemata.

Liberec

Una vista de Liberec, ciudad natal de Preussler

La tradición germánica es, probablemente, una de las más ricas en lo que a relatos infantiles y juveniles se refiere. Desde los hermanos Wilhelm y Jacob Grimm, han sido muchos los autores de habla alemana que han cultivado el género. Entre los más destacados de las últimas décadas se halla, indudablemente, Otfried Preussler, fallecido el pasado dieciocho de febrero, cuyas obras se han traducido a más de cincuenta idiomas.

Nacido en Liberec (antigua Checoslovaquia) en 1923, participó en la Segunda Guerra Mundial con el ejército alemán en el frente del Este. En 1944, fue hecho prisionero por los rusos y permaneció cinco años internado en un campo de concentración de Tartaristán.

Tras ser liberado, volvió a su tierra y consiguió encontrar a su familia, que había sido desplazada, en la localidad de Rosenheim (Baviera). Entre 1953 y 1970, trabajó como maestro de enseñanza primaria en diferentes ciudades al tiempo que escribía sus famosos cuentos. Retirado en Haidholzen, se dedicó a redactar sus memorias. Además de traducir libros infantiles del checo al inglés, nos ha legado una abundante obra original que, no sólo le otorgó gran popularidad en Alemania, sino también en otros muchos países del mundo. Su primera obra fue ‘El pequeño hombre de agua’ pero más conocidas son las siguientes.

Así, ‘La pequeña brujita’, un libro de relatos protagonizado por una aprendiz de lo oculto que se va formando en los secretos del oficio; ‘Los locos de Villasimplona’, sobre un peculiar y pintoresco pueblo; ‘El señor Klingsor’, que trata sobre un maestro de escuela que enseña a sus alumnos a través de trucos de magia, o ‘Las aventuras de Vania el forzudo’, donde narra la subida al trono de un país ruso de un joven campesino que se ve obligado a superar difíciles pruebas para ello.

No obstante, quizá sus dos obras más conocidas sean ‘El bandido Saltodemata’ y ‘Krabat’. La primera está protagonizada por el personaje que le da título, un «peligroso» delincuente capaz de robarle el molinillo de café a la abuela, al que deben enfrentarse Karsperl y Seppel. Y la segunda viene a ser un relato de corte fantástico cuyo protagonista es un muchacho huérfano que se inicia en los secretos de la magia. Por esta amplia creación, Preussler recibió numerosos galardones entre los que destaca el Premio Hans Christian Andersen, considerado el Nobel de la Literatura infantil y juvenil, en 1972. Descanse en paz.

Fuente: Instituto Goethe.

Foto: Korom.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...