Philip Roth, premio Príncipe de Asturias de las Letras

Philip Roth es uno de los grandes novelistas de los dos últimos siglos. Ahora, a sus 79 años de edad, le llega el reconocimiento el Premio Prícipe de Asturias, galardón que se suma a una larga lista entre los que se encuentra el Premio de la Crítica Americana o el Pulitzer. Pero la herencia más importante de este escritor de Nueva Jersey es la prolífica obra en la que disecciona la anatomía americana desde la Gran Depresión hasta nuestros días. Autor de obras inmortales como ‘El Lamento de Portnoy’, ‘Némesis’ o la ‘trología americana‘ (‘Pastoral americana’, ‘Me casé con un comunista’ y ‘La mancha humana’), es uno de los nombres fundamentales de la literatura norteamericana.

Philip Roth leyendo un fragmento de su novela Némesis.

Roth comenzó su aventura literaria con una obra de cuentos más una novela breve. ‘Goodbye, Colombus‘ (1959) fue el primer salto de un escritor genuino, que ha bebido de referentes como Bernard Malamud, John Updike o el premio Nobel Saul Bellow. Con ellos pertenece a esos escritores que pasaron el siglo XX tratando de escribir esa entelequia que es la gran novela americana. J. D. Salinger aseguró que lo conseguiría cuando comenzó a escribir ‘El guardián entre el centeno‘, y puede que lo consiguiera él y solo él, pero no cabe  duda que cualquier obra de la trilogía americana de Roth, especialmente ‘La mancha humana’, está en ese catálogo imprescindible.

Escritor con un estilo inconfundible, increible narrador desgarrado con un sentido del humor terapéutico. Único, pese a que se desdoble en múltiples alter ego como Nathan Zuckerman, todos y ninguno son Philip Roth en cualquiera de sus novelas cargadas de dinamita a punto de estallar. Durante un curso de posgrado en la Universidad de Chicago conoció a Saul Bellow, pero fue otra persona la que dejaría una marca más profunda: Margaret Martinson. Ella se convertiría en su primera esposa, en su primer divorcio, en el espectro que acabaría alimentando a muchos de sus personajes femeninos en toda su obra. Martinson murió en un accidente en 1968 pero se quedó entre las páginas que garabateaba Roth.

Tras un buen puñado de novelas, fue en los años noventa cuando se consagró como escritor imperecedero. ‘Pastoral americana‘, una obra maestra, fue la primera de la llamada trilogía americana, aquella con la que acabaría revolviendo el último siglo del país de las barras y estrellas. Además, con aquella novela llegó el Pulitzer. Catorce años después le llega el Príncipe de Asturias de las Letras que reconoce la importancia de su obra.

Roth se impuso en la votación al japonés Haruki Murakami, y será el sucesor en el premio de Leonard Cohen.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...