Una editorial ha recuperado las greguerías radiofónicas de Gómez de la Serna

Ramón Goméz de la Serna fue, sin ningún género de dudas, la máxima figura de la vanguardia literaria en España. Pero también fue un pionero de la radio y ahora la Editorial Renacimiento ha recuperado las greguerías que el genial escritor escribió para este medio. El libro se titula ‘Greguerías ondulatorias’.

En una hipotética encuesta literaria que nos pidiera reconocer a un escritor por su originalidad, indudablemente Ramón Gómez de la Serna (Madrid, 1888-1963) sería uno de los más citados. Presente en todos los experimentos que, siguiendo a las vanguardias de los años veinte, se llevaron a cabo en España, con el tiempo se convirtió en el sumo sacerdote literario del país y, desde su atalaya del Café Pombo, pontificaba a los jóvenes aspirantes a escritor.

Ramón Gómez de la Serna fue un pionero de la radio

Ramón Gómez de la Serna fue un pionero de la radio (en la foto, un antiguo receptor)

Además “Ramón” –como se le conocía en su época- fue pionero en muchas cosas. Por ejemplo, en hacer reportajes urbanos en directo a través de la radio, un  instrumento de comunicación que comenzaba a difundirse entonces.

Como escritor, posee una amplia obra, tan original como excéntrica era su conducta pero de indudable calidad. Escribió novelas como ‘El torero Caracho’, relatos breves, ensayos, peculiares biografías como las de Goya o Francisco de Quevedo, obras teatrales e incluso una especie de memorias a la que tituló ‘Automoribundia’. Pero su mayor contribución a la literatura probablemente sean sus greguerías, un género inventado por él. Se trata de un texto breve –normalmente de una sola frase- que encierra un juego conceptual o una comparación insólita y que, normalmente, responde a un rasgo de humor, aunque también las escribió de un profundo lirismo.

Gómez de la Serna creó tantas que ocupan varios tomos. Concretamente, las que escribió para ser leídas en el medio radiofónico han sido recopiladas ahora por la Editorial Renacimiento con un prólogo del hispanista Nigel Dennis para ser publicadas con el título de ‘Greguerías ondulatorias’. Como buen vanguardista, Ramón era un apasionado de todos los avances de la técnica y en las ondas halló un vehículo adecuado para llegar a millones de personas (entonces existían, aproximadamente, un millón de aparatos en España), algo que en aquella época no podía hacer con sus libros.

Así, comenzó a colaborar en Unión Radio de Madrid en 1925 y tanto gusto le cogió al medio que, entre 1932 y 1936, mantuvo una emisión semanal propia de treinta minutos. En palabras de Dennis, el escritor “utiliza la radio para hacer lo mismo que hace en toda su obra, desvelar una dimensión desconocida de la realidad, y ese es el vínculo entre su obra radiofónica y su obra greguerística, ya que ambas descubren lo más escondido de la realidad”. Ahora tenemos ocasión de volver a acercarnos a estos textos de un hombre que fue pionero en casi todo lo que emprendió.

Fuente: ‘El Mundo’.

Foto: Jason Bagley.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...