Santandreu advierte de un futuro mentalmente enfermo para la sociedad

Con más de 100.000 copias vendidas de «El arte de no amargarse la vida», se publicará una nueva edición en tapa dura al que se le añaden diferentes testimonios de algunos de sus pacientes.

El arte de no amargarse la vida

El diagnóstico que hace el psicólogo y escritor Rafael Santandreu de la sociedad en la que vivimos, es dramáticamente descorazonadora. Define a la sociedad como «mentalmente enferma«, en la que tres de cada diez personas presentan algún problema emocional, una «plaga sin precedentes» que anticipa, tendrá consecuencias económicas y de la que sólo podremos salvarnos individualmente.

Con «El arte de no amargarse la vida«, Santandreu protagonizó un gran éxito de ventas en 2012. El libro, editado por Oniro, es en sí un manual didáctico basado en la psicología cognitiva, donde se narran historias reales, cuentos y metáforas, y que pretende ayudar a sus lectores a través de argumentos fundamentales y no con ejercicios de pensamiento positivo.

Ahora, para celebrar sus más de 100.000 copias vendidas, se publica una versión del ejemplar en tapa dura y con un anexo de testimonios de algunos pacientes de este psicólogo clínico.

La escuela cognitiva es una de las más importantes del mundo, y según afirma el autor, el tratamiento que propone en su libro, debe ser una disciplina diaria, como quien quiere «aprender un idioma o va al gimnasio«, con la que se acaba obteniendo resultados a los «cinco o seis meses«.

El objetivo del tratamiento es transformar a los hombres y mujeres deprimidos, neuróticos, obsesionados, ansiosos o enfadados con el mundo, en personas alegres, optimistas y capaces de sobreponerse racionalmente a las circunstancias más adversas que se les pueda presentar en la vida.

Para Santandreu: «la vida es para disfrutarla, amar, aprender, descubrir… y eso solo lo podremos hacer cuando hayamos superado la neurosis o el miedo, que es su principal síntoma«.

La receta que el autor sugiere para poder disfrutar de la vida plenamente, al igual que lo hicieron sus «maestros», el fotógrafo Fran Capa, el explorador Ernest Shackleton, el escritor Boris Vian y el actor Christopher Reeve («Superman») o lo hace el científico Stephen Hawking, es fortalecer la mente, superar los miedos y dejar de lado la «necesititis» y la «terribilitis» que según las define el autor; la primera, es confundir «los deseos con la necesidad» y la segunda es dar demasiada importancia a cosas que no la tienen anticipándose a las desgracias.

Este proceso de transformación del carácter es posible, pero sólo si se empieza cambiando nuestra estructura mental, hay que modificar la forma en la que pensamos y la forma en la que percibimos lo que nos pasa, ya que como decía el filósofo Epicteto: «No nos afecta lo que nos sucede sino lo que nos decimos de lo que nos sucede».

El resultado de todo este esfuerzo será, como asegura el autor: una gran «fuerza emocional, el principal pasaporte para ir por el mundo«.

Las personas mentalmente fuertes, son capaces de mantener la calma y no dramatizar sobre las posibilidades negativas de su vida. Ahí radica su fortaleza. Existen multitud de creencias irracionales, pero se pueden englobar todas en tres: debo hacer las cosas bien, la gente me debe tratar bien y todo me debe ser favorable.

Éstas parecen ser la columna vertebral del concepto que la mayoría de las personas tenemos de la felicidad. Como Santandreu ha comprobado en su consulta, la gente asocia la felicidad con: tener pareja, ser alguien, ser apreciado por todos, tener un piso en propiedad, tener salud, que tu pareja te sea fiel, tener una vida emocionante y tener siempre más (cosas, oportunidades).

Pero seguir todos estos dogmas ciegamente es peligroso y lo más probable es que nos sumerja en una neurosis, argumenta el psicólogo, quien siempre recomienda a sus pacientes hacerse esta pregunta cuando se enfrenten a un contratiempo: ¿esto me impide hacer cosas maravillosas para mí mismo y para los demás? Y la respuesta, afirma, casi siempre es no.

Debemos de ser conscientes de que para vivir y ser feliz, no es necesario apenas nada, solo agua, comida y refugio, todo lo demás es superfluo. Sin embargo, lo superfluo ha alcanzado tal importancia en nuestra sociedad occidental, que el escritor prevé que para el 2040, el 50% de la población se verá afectada por alguna enfermedad mental.

Santandreu sostiene que las estadísticas son «impepinables«: «Cada vez hay más adultos y niños con problemas«. «Los antidepresivos, tras los que controlan la tensión arterial, son los fármacos más vendidos del mundo«. «Esto no lo para ya ni Dios«.

A pesar de sus desoladoras predicciones, nos recuerda que «No nos podemos salvar colectivamente, pero individualmente, sí. ¿Y qué ganaremos?, pues salud mental«.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...