Petrópolis abre un museo dedicado a Stefan Zweig

En 1941, el austríaco Stefan Zweig se instalaba definitivamente en Petrópolis (Brasil) acompañado de su esposa y convencido de que la civilización, tal como se había conocido hasta entonces, se acababa. Ahora, para homenajearle, se ha abierto en esa ciudad una casa-museo consagrada al gran escritor.

En el año 1941, el gran escritor Stefan Zweig, harto de ser un proscrito en la vieja Europa a causa de su enemistad con los nazis, se instalaba junto a su esposa en Petrópolis (Brasil). Representante de la magnificencia cultural de la Viena de principios del siglo XX y convencido pacifista, había clamado durante años contra el ascenso de Adolf Hitler al poder y, cuando éste se produjo, creyó que se extendería a todo el mundo.

Stefan Zweig ya cuenta con su museo en Petrópolis

Stefan Zweig ya cuenta con su museo en Petrópolis (Brasil). En la foto, una vista de la ciudad

Como, por otra parte, el Comunismo soviético le provocaba idénticos temores, Zweig creyó encontrarse ante el final de la civilización tal y como se había entendido hasta entonces y tomó la determinación de suicidarse junto a su mujer.

Sin embargo, antes de hacerlo, nos legó un libro, ‘Brasil, país del futuro’, en el que mostraba sus últimas esperanzas. Aquella tierra mestiza y alegre le devolvió por un tiempo la fe en la vida. En Petrópolis, ciudad donde -como decíamos- se instaló, trabó amistad con Gabriela Mistral y otros artistas y escritores y fue, en cierta medida, feliz. Quizá para agradecérselo, ahora se ha abierto allí una casa-museo dedicada al gran literato. Un grupo de amigos compró la casa donde había vivido Zweig y, bajo el impulso de Alberto Dines, su amigo y biógrafo, han conseguido convertirla en lugar de homenaje para su figura.

El visitante podrá encontrar en el museo, además de manuscritos de la propia Mistral, libros y dibujos que pertenecieron al escritor y que han sido donados por su sobrina, Eva Alberman. A ello se suman objetos que utilizaba habitualmente, tales como una pipa y un tablero de ajedrez. Y, como no podía ser menos, también la nota de suicidio que fue hallada junto a su cadáver.

En ella, puede leerse este conmovedor mensaje: “Cada día transcurrido en este país he aprendido a amarlo más y en ningún otro lugar podría con más gusto tener la esperanza de reconstruir mi vida de nuevo, ahora que el mundo de mi lengua madre ha perecido por mí y Europa, mi hogar espiritual, se destruye a sí misma… Creo que es mejor finalizar en un buen momento y de pié una vida en la cual la labor intelectual significó el gozo más puro y la libertad personal el bien más preciado sobre la Tierra”. Un impresionante mensaje de despedida en el que el escritor evidencia su claro pesimismo respecto al mundo.

Fuente: ‘ABC’.

Foto: Jorge BRAZIL.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...