Vampire Cop Ricky

Que no te piquen los mosquitos

Desde hace algunos años, Corea del Sur ha comenzado a sacar fuera de sus fronteras algunos de los filmes que allí se producen. Después de Japón, China, la India y al mismo tiempo que Tailandia (donde se encuentran muchas joyas del género terrorífico), es su turno para mostrar el alcance de sus películas y presentarse como una alternativa seria a la crítica de cine japonesa que es líder en el mercado cinematográfico de Asia.

Hoy no vamos a hablar del mercado cinematográfico internacional pese a lo que pueda parecer, hoy os traemos una película que me ha dejado «to loco», me ha encantado, su título fuera de Corea del Sur es Vampire Cop Ricky y está dirigida por Sy Lee Myung, autor en 2009 de la interesante Lost Memories.

El argumento de Vampire Cop Ricky es de los de ir a mear y no echar gota, imaginaos un mosquito transilvano que no encuentra nada mejor con lo que saciar su se de sangre fresca que la legendaria tumba de Drácula en su castillo de Transilvania. Una vez que consigue picar al conde, y por una serie de vericuetos el insecto más odiado del mundo viaja en avión en contra de su voluntad hasta Corea del Sur. Nada más bajarse del avión encuentra a su primera víctima, un policía. A partir de ese momento un policía mutante que se convierte en vampiro sólo cuando se excita…


Es importante que olvides todas las películas que has visto hasta el momento de Drácula. El epítome de la violencia gratuita, la búsqueda de la inmortalidad y la venganza largo de los siglos, aquí estamos más cerca de una película como Shaun of the Dead cruzada con el manga City Hunter, además, podríamos fácilmente concluir que Vampire Cop Ricky es como la perla de Edgar Wright, es decir, una comedia romántica con…. Vampiros.

El resultado es una película que mezcla la fantasía con con una interesante historia de chupasangres (bueno solo uno), un thriller con una trama que cuenta como hilo conductor el tráfico ilegal que generan los juegos de azar, una buena dosis de humor e incluso un romance. Una mezcla muy extraña que funciona de maravilla.

Vampire Cop Ricky sabe que que está en un nivel de caricatura, con un elenco de personajes necesarios para contar una historia clásica contaminada por diversos gags funcionales. La cinta transcurre mientras presenciamos las situaciones a las que se ve sometido nuestro antihéroe. Vampire Cop Ricky renuncia a la sangre y a la violencia gratuita.

No esperes una renovación del género de película de vampiros, Vampire Cop Ricky supone una alternativa interesante con la que adentrarnos en el cine coreano más reciente.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...