El rey leproso, una narración histórica de Alberto Vázquez-Figueroa

En los últimos tiempos, la novela histórica es el género narrativo que ha cosechado mayores éxitos. Por eso, muchos autores de súper ventas han decidido centrarse en ella. Uno de éstos es Alberto Vázquez-Figueroa con ‘El rey leproso’, que narra la peripecia de Sebastián de Portugal en tierras bereberes.

Una rápida observación del panorama editorial de los últimos años nos ofrece, entre otras conclusiones, la de que, si hay un género narrativo que se encuentra en auge, éste es la novela histórica. Hasta tal punto llega su éxito que autores que han triunfado con relatos de aventuras o de otro tipo, vendiendo millones de ejemplares, han decidido embarcarse en el género histórico. Desde Arturo Pérez Reverte hasta Eduardo Mendoza, son muchos los que han contribuido a él en los últimos años.

Como éstos, también Alberto Vázquez-Figueroa (Santa Cruz de Tenerife, 1936), probablemente el primer escritor español en alcanzar el grado de súper ventas con sus obras, ha realizado su aportación a la narrativa histórica con ‘El rey leproso’, publicada no hace mucho tiempo.

Alberto Vázquez-Figueroa en una firma de libros

Alberto Vázquez-Figueroa firmando un libro a una lectora.

Hombre de vida azarosa, Vázquez-Figueroa ha ejercido diferentes profesiones, desde monitor de buceo hasta corresponsal periodístico en conflictos bélicos y revoluciones por todo el mundo. Incluso, durante un tiempo fue director de cine pero sería en la Literatura donde hallaría un enorme éxito. Ha escrito unos cuarenta libros –casi todos novelas-, cada uno de los cuales, invariablemente, ha venido constituyendo un súper ventas. Además, en un momento en que la cuestión de los derechos de autor está de actualidad, ha tenido la valentía de colgar sus obras en su web para que todos podamos leerlas gratuitamente.

En ‘El rey leproso’, nos cuenta la historia del Rey Sebastián de Portugal, sobrino de Felipe II, que se embarcó en una aventura de la que no saldría bien parado: la conquista del territorio que hoy es Marruecos. Durante la batalla, resultó herido y, antes de ser encontrado por los bereberes que lo cuidaron, fue hallado por un truán de nombre Aníbal Anibaldi que, al comprobar el gran parecido entre ambos, se quedó con su sello real con no muy buenas intenciones.

Vázquez-Figueroa señala sobre su obra que no pretende ser una novela histórica sino un relato al estilo de los de Alejandro Dumas, es decir, una narración de aventuras que, aprovechando las lagunas oscuras que rodean a todo hecho histórico, introduce personajes ficticios que, con el desarrollo de la trama, acaban por ser tan reales como los verdaderos. Pero, quizá sin quererlo, con ello expresaba una definición perfecta de la novela histórica, pues ¿qué otra cosa es ésta sino una obra que, partiendo de un acontecimiento destacado del pasado, construye una trama de ficción en la que caben tanto personajes auténticos como otros inventados?

Fuente: Vázquez-Figueroa.

Foto: Pcambraf.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...