Andrea Camilleri nos muestra al joven Montalbano

‘Muerte en mar abierto’ nos traslada a los años 80 para ofrecernos ocho casos de su gran personaje en sus inicios como sabueso.

Muerte en el mar abierto_135X220

Hacía ya una temporada que no sabíamos nada de Salvo Montalbano, el famoso comisario de Andrea Camilleri (Porto Empédocle, 1925). Sin embargo, ha vuelto y con novedades. Porque esta vez su creador nos lo presenta de joven, cuando empezaba en esto de la lucha contra el crimen. Dicho de otra forma, el nuevo libro sobre los casos del perspicaz policía no es temporalmente correlativo a la novela anterior que protagonizó sino que nos traslada a los años 80 del pasado siglo.

Se titula ‘Muerte en mar abierto’ y no contiene uno sino ocho casos de Montalbano. Es, por tanto, un volumen de relatos breves y acaba de ser publicado –como siempre en nuestro país- por la editorial Salamandra.

Tan popular se ha hecho Salvo Montalbano entre los aficionados a la novela detectivesca que casi innecesario es presentarlo. No obstante, diremos que es comisario en Vigàta (Sicilia), lugar ficticio trasunto del Porto Empédocle natal de Camilleri. Aunque lo conocimos con unos 40 años, en las últimas entregas ya rondaba la sesentena. De endiablado carácter, como buen héroe de novela negra entiende la investigación policial a su manera y ello le genera enfrentamientos con sus superiores, más políticamente correctos. Adora la comida mediterránea y conduce fatal. Debutó en ‘La forma del agua’, donde tenía que aclarar la extraña muerte de un conocido político, y desde entonces ha protagonizado casi treinta obras entre novelas y relatos breves, con títulos como ‘El perro de terracota’, ‘Ardores de agosto’ o ‘Un filo de luz’. Y, por cierto, su nombre es un homenaje a nuestro Manuel Vázquez Montalbán.

Volviendo a ‘Muerte en mar abierto’, como decíamos, nos sitúa en los años 80 del pasado siglo para presentarnos al comisario joven y menos escéptico que de mayor. No faltan a la cita igualmente sus fieles colaboradores, también en el inicio de su carrera: Fazio, quien ya aportaba datos inútiles; «Mimí» Augello, destinado a ser su más fiel ayudante; el singular Catarella con su lenguaje incomprensible y que llega a la comisaría, y también el forense Pascuano, ya como siempre de mal humor. Tampoco faltan Livia, su eterna pareja, ni Adelina, su fiel asistenta.

En los casos que nos ofrece ‘Muerte en mar abierto’, Montalbano será testigo del sospechoso incendio de un hotel; tendrá que encontrar a la rica esposa del asesor urbanístico del Ayuntamiento, desaparecida en extrañas circunstancias; aclarar una muerte a bordo de un pesquero; investigar la tortura y asesinato de una mujer o el robo de un banco. Y todo ello con el trasfondo de una Italia dominada por la Mafia y con el buen hacer de Camilleri. En definitiva, un libro excelente e imprescindible para los aficionados a la narrativa policíaca.

Vía: ‘Globedia’.

Foto: Editorial Salamandra.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...