‘Aquella tarde dorada’, de Peter Cameron

Una novela intimista sobre las relaciones personales cuya trama recuerda ‘Los papeles de Aspern’ de Henry James.

aquella tarde dorada

Si difícil es dar ritmo a una novela de aventuras, donde éste es marcado por las propias peripecias de los personajes, más aún lo es proporcionárselo a un relato de tipo intimista que no se distingue, precisamente, por presentar grandes acontecimientos. En éste último es la maestría del autor la que interviene para que la obra sea capaz de enganchar a quien la lee. Sin duda, el mejor ejemplo de esta cualidad es Marcel Proust, cuya monumental ‘En busca del tiempo perdido’ absorbe al lector con sólo el preciosismo del estilo.

En esta misma línea de ausencia de grandes sucesos se inscribe ‘Aquella tarde dorada’, novela del autor estadounidense Peter Cameron (Pompton Plains, Nueva Jersey, 1959) que ahora reedita en España Libros del Asteroide.

Licenciado en Literatura Inglesa y profesor en varias universidades, Cameron posee, en buena lógica, un importante número de referencias literarias, que abarcan desde las británicas Muriel Spark y Penélope Fitzgerald hasta sus compatriotas Francis Scott Fitzgerald (como se aprecia en su obra ‘Año bisiesto’) o J. D. Salinger (buen ejemplo de ello es ‘Algún día este dolor te será útil’). Sin embargo, ‘Aquella tarde dorada’ tiene indudables ecos de otro escritor: Henry James o, por mejor decir, de la novela de éste titulada ‘Los papeles de Aspern’, en la cual un estudioso de la Literatura se traslada hasta Venecia para hacerse con las cartas que su admirado poeta Jeffrey Aspern envió a su musa y que obran en poder de ésta.

En ‘Aquella tarde dorada’, el protagonista es Omar Razaghi, estudiante de la Universidad de Kansas que ha logrado su beca asegurando que tenía acceso al archivo personal del fallecido Jules Gund (un escritor de origen alemán y asentado en Uruguay que ganó enorme fama con una sola obra). Aunque los herederos de éste se niegan a que el estudiante escriba su biografía, Razaghi viaja hasta el país sudamericano para convencerlos.

Entra así en contacto con ellos y su mundo peculiar. Son Caroline, la esposa; Adam, el hermano mayor que vive con un tailandés llamado Pete, y Arden, la amante y madre de Portia, hija del escritor. El consenso que estos singulares personajes tienen respecto a no permitir el libro sobre Gund se transmuta en otro acuerdo no menos curioso: convertir al infeliz Razaghi en una suerte de animal de compañía. En definitiva, ‘Aquella tarde dorada’ es una magnífica novela sobre las relaciones personales y, en sentido más culto, sobre la esencia de la investigación literaria.

Vía: ‘ABC’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...