‘Aro, el guerrero lobo’, de Augusto Rodríguez de la Rúa

Una novela histórica que narra la lucha de los vacceos contra Roma con la originalidad de hacerlo desde la perspectiva de aquel pueblo peninsular.

aro

En el panorama de la novela histórica, una de las épocas preferidas por los autores es la de la antigua Roma. De hecho, hay varios nombres muy populares y de gran talento que se han consagrado casi en exclusiva a narrar aquellos tiempos: desde el finlandés Mika Waltari hasta Colleen McCullough y Simon Scarrow, sin olvidar a clásicos como Henryk Sienkiewicz o Robert Graves ni a españoles como Santiago Posteguillo y Jesús Sánchez Adalid. En fin, la lista sería interminable.

Sin embargo, casi todos los citados nos brindan una visión de Roma desde el punto de vista de los propios romanos. Mucho menos abundantes son las obras que retratan aquella época desde el otro lado, es decir, contada por los pueblos a los que sometieron los descendientes de Rómulo y Remo. Buen ejemplo de ello sería ‘Numancia’, de José Luis Corral.

Y también ‘Aro, el guerrero lobo’, de Augusto Rodríguez de la Rúa (Toro, Zamora, 1970), que se centra en un pueblo tan escasamente conocido fuera de círculos académicos como los vacceos. Físico de profesión, De la Rúa se define como “humanista vocacional” con especial afición por la Historia (su padre era profesor de esta disciplina). No obstante, su primer relato conocido, ‘Misión cumplida’, fue finalista de un certamen de ciencia ficción. En cuanto a los vacceos, fueron un pueblo de origen celta que ocupó, aproximadamente, la zona de Castilla y León en un periodo que abarca desde el siglo VI hasta el I antes de Cristo, cuando fueron subsumidos por los romanos.

De hecho, ‘Aro, el guerrero lobo’ nos sitúa en el año 210 a. de C., una época de esplendor para los vacceos: las cosechas son abundantes y los rebaños de ganado crecen. A todo ello se dedica nuestro protagonista, Aro, cuya esposa además está a punto de darle su primer vástago. Pero las legiones romanas que han desembarcado en la Península Ibérica y retornan de combatir en la Segunda Guerra Púnica no presagian nada bueno.

Y efectivamente Aro tendrá pronto que ponerse al frente de sus compatriotas para combatir y hacer realidad la profecía de un anciano druida que lo señala como salvador de su pueblo. Rodriguez de la Rúa nos ofrece un relato muy bien documentado desde el punto de vista histórico. Pero sin incluir excesivos datos, pues se trata de una novela en la que abunda la aventura y las descripciones de batallas (incluso hay algo de erotismo). A su amenidad ayuda, igualmente, el ritmo dinámico de la narración y las cuidadas descripciones de personajes y ambientes, que sumergen al lector en la trama.

Vía: Nowtilus.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...