‘Bajo las ruedas’, la primera novela de Herman Hesse

Herman Hesse recibió el Premio Nobel de Literatura en 1946 por toda su carrera literaria. Sin embargo, su itinerario como literato empezó mucho antes, coincidiendo con el cambio de siglo. La novela que te presentamos aquí, ‘Bajo las ruedas’ (Untem Rad), no es, al contrario de lo que se suele pensar, la primera en la bibliografía del escritor alemán, pero sí una obra altamente personal. Antes de ésta, Herman Hesse publicaría ‘Peter Camenzind’ en 1904. ‘Bajo las ruedas’ no llegaría sino dos años después, y en ella volcaría todas las frustraciones derivada de la presión de la que fue objeto en sus años de estudiante. Por lo tanto, y ahí radica uno de los puntos más interesantes de la novela, la historia que se relata es un trasunto de su propia experiencia vital.

museo herman hesse

Museo Herman Hesse en Lugano, Suiza.

‘Bajo las ruedas’ relata la vida de Hans Giebenrath, un chico que vive en un entorno rural modesto sin más ambiciones que las que los demás empiezan a gestar por él. Así, los adultos de su alrededor harán grandes planes para su futuro, instándole a que realice el llamado Landexamen, un test para formar parte de un estricto y reputado seminario en el que proseguir con sus estudios. A fin de cuentas, la novela relata la vida de un chico acostumbrado a seguir las reglas. Esto es, a cumplir al pie de la letra con lo que se espera de él. Pero como estamos en una de esas llamadas Bildungsroman o «novelas de aprendizaje», las contradicciones entre lo que de él se espera y lo que realmente desea formarán parte de un doloroso proceso de aprendizaje que nunca acabará de resolverse. Y es que esta vida de continua fricción acabará por trastornar emocionalmente al protagonista.

Esta novela iniciática resulta tremendamente cercana al lector que sepa pasar por alto las diferencias de época y estilo, pues nos habla, como tantas otras, del problemático mundo de la adolescencia. Un universo cerrado donde los anhelos, la imaginación y la creatividad (en definitiva, aquello que define la libertad de todo hombre o mujer) son aplastados en pro del pragmatismo y el conocimiento. Esta es precisamente la experiencia de Hans, cuya sensibilidad y equilibrio no lograrán sobrevivir a esta apisonadora institucionalizada.

Ya en el seminario, Hans conocerá al rebelde Hermann Heilner y se dará cuenta de que en ningún momento de su corta existencia le enseñaron a ser libre, siempre sometido a la presión de los que le rodeaban, como si ésta fuera su única opción. Será a través de este personaje, que funciona como antítesis de él mismo, como Hans se dará cuenta de todo lo que se ha perdido hasta la fecha. Y tras esta certeza llega la depresión, de la que no conseguirá librarse aunque abandone los estudios, consiga un trabajo y una pareja.

Perteneciente al género del Bildungsroman, que con tanta profusión se instaló en el siglo XIX, no es raro poder establecer paralelismos entre el personaje principal y la propia vida de Hesse. Como Hans, él mismo trabajaría duramente para convertirse en un hombre de saber e ingresar así en un estricto seminario. De este modo, persona y personaje empezarán la construcción de su propia conciencia e identidad. Y, al final, Herman y Hans tomarán las mismas decisiones.

Fuente / ciberanika

Foto / chippe

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...