‘BioShock: Rapture’, de John Shirley

La creación de una lujosa ciudad submarina destinada a privilegiados tendrá funestas consecuencias para quienes la habiten.

bioshock

Se ha acuñado el término “ciberpunk” para designar a una variante de la ciencia ficción caracterizada, a grandes rasgos, por mostrar un futuro pesimista o distópico en el que la inteligencia artificial ha subyugado al ser humano. Si en el cine podrían considerarse exponentes del género películas como ‘Blade Runner’ o ‘Terminator’, en la Literatura lo son novelas como ‘Los cantos de Hyperion’ de Dan Simmons, ‘El chico artificial’ de Bruce Sterling o ‘Neuromante’ de William Gibson.

Otro de los autores que suele adscribirse al ciberpunk es el polifacético John Shirley (Houston, 1953), cantante en un grupo de rock, guionista y autor de cuentos y novelas, una de las cuales -‘BioShock: Rapture’- reedita ahora Timun Más, sello del Grupo Planeta.

Shirley, que acostumbra a combinar en sus obras los elementos del ciberpunk con otros procedentes de la narrativa de terror, ha ganado varios premios importantes en ambos géneros, como el Bram Stoker por ‘Black butterflies’. Entre sus guiones de cine destaca el de la película ‘El cuervo’ y ha convertido en novela algunas cintas famosas como ‘Constantine’, que a su vez se basa en el protagonista del cómic ‘Hellblazer’. Respecto a sus narraciones, destacan títulos como ‘Demons’ o la trilogía ‘Eclipse’. No obstante, quizá su novela más conocida sea ‘BioShock: Rapture’.

Ésta nos lleva a los años cuarenta del siglo XX, recién acabada la Segunda Guerra Mundial. Pese a ello, las bombas atómicas arrojadas sobre Hiroshima y Nagasaki, la división del planeta en dos bloques políticos antagónicos y otros factores no apuntaban a que la Humanidad fuese por el buen camino.

En ese contexto, conocemos a Andrew Ryan, que se ha hecho a sí mismo pasando de humilde emigrante a convertirse en uno de los hombres más ricos y admirados del mundo. Él diseña una auténtica utopía, bien es cierto que sólo al alcance de unos pocos: Rapture, una ciudad en el fondo marino donde no hay gobierno, ni censura y en la cual la ciencia puede experimentar sin cortapisas morales. Justamente gracias a ello se descubre el Adam, una suerte de babosa que, al ser utilizada para producir células madre y con ello despertar oscuras ambiciones, tendrá horribles consecuencias para la fantástica urbe. Como ha hecho en otras ocasiones, Shirley noveliza en esta obra el universo del popular videojuego ‘BioShock’, creado por Irrational Games. Y, en este sentido, se trata de un relato entretenido pero sin mayores pretensiones literarias.

Vía: Web sobre el escritor.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...