Camilla Läckberg nos trae un nuevo crimen en el entorno de Fjällbacka

Sin embargo, ‘Tormenta de nieve y aroma de almendras’ concede más protagonismo a Martín Mohlin, el ayudante de Patrick Hedström en la policía.

libros-portada-tormenta-de-nieve-001

Si bien es cierto que todos los países nórdicos cuentan con una magnífica narrativa policíaca, podría decirse que en Suecia empezó todo pues en Gotemburgo y Estocolmo respectivamente nacieron Per Wahlöö y Maj Sjöwall, considerados los iniciadores del género en aquellas latitudes. Y no sólo eso. Compatriota suyo era Henning Mankell, su principal heredero y del cual desciende toda una prole de hijos literarios como Stieg Larsson, Mari Jungstedt o Liza Marklund.

También sueca es Camilla Läckberg (Fjällbacka, 1974), una de las más prólificas autoras de novela negra nórdica, cuyos relatos suelen estar escenificados en su pequeño pueblo natal y protagonizados por la pareja formada por Patrick Hedströn y Erica Falck. Precisamente ahora la editorial Maeva nos trae un nuevo caso ambientado en tan peculiar universo: ‘Tormenta de nieve y aroma de almendras’.

Si se nos permite la broma, diremos que Fjällbacka es la localidad literaria con más crímenes por habitante del mundo pues apenas cuenta con un millar de ellos. En cualquier caso, allí trabaja el policía Patrick Hedström y su pareja, la escritora Erica Falck. Se unieron en la primera entrega de la saga, titulada ‘La princesa de hielo’, cuando ella regresó al pequeño pueblo desde Gotemburgo para vender la casa de sus padres y, de paso, indagar sobre la muerte de una de sus amigas de la infancia. Ya no se marcharía y, desde entonces, ambos aclaran los crímenes que se producen en la zona. Junto a ellos, hay un puñado de personajes más o menos fijos: la hermana de Erika, una joven llamada Anna; Martín Mohlin, compañero de Patrick, y Mellberg, jefe de ambos. Todos ellos han protagonizado una decena de novelas con títulos como ‘Los gritos del pasado’, ‘Las huellas imborrables’ o ‘Los vigilantes del faro’.

Y ahora nos llega ‘Tormenta de nieve y aroma de almendras’, donde el citado Mohlin adquiere mayor protagonismo. Llega la Navidad y éste viaja a una isla cercana a Fjällbacka para celebrarla con la acaudalada familia de su novia. Pero lo que prometían ser unas tranquilas vacaciones, pronto se ven frustradas: Rubén, el anciano patriarca del clan, muere en circunstancias extrañas. Y el olfato de sabueso de Martín le hace percibir un olor a almendras amargas, claro indicador de un veneno. Incomunicados por la tormenta, todos los personajes deberán permanecer en la casa esperando a que pase y, probablemente, uno de ellos sea el asesino.

En esta ocasión, Läckberg se vale del recurso tan usado en la narrativa policíaca de presentar a varios personajes en un lugar aislado donde se produce una muerte y seguramente el criminal se halla entre ellos, ya utilizado por Ágatha Christie, por ejemplo, en ‘Diez negritos’. Sin embargo, tal circunstancia no obsta para que ‘Tormenta de nieve y aroma de almendras’ sea una excelente novela que, además, en esta ocasión viene acompañada de cuatro relatos breves sobre el pequeño universo de Fjällbacka.

Vía: Web oficial de la autora.

Foto: Ediciones Maeva.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...