‘Cañas y barro’ de Vicente Blasco Ibáñez

‘Cañas y barro’ de Vicente Blasco Ibáñez es una novela que se adelanta en el tiempo a la concepción del feminismo como doctrina de emancipación de la mujer en pos del sexo libre. La protagonista Neleta es una hermosa mujer que queda embarazada de su amante pero no quiere criar a su hijo para no perder la mitad de su herencia, por claúsula del testamento. Manda al padre a matar al niño, luego este se suicida y Neleta sufre la sanción del relato.

"Vicente Blasco Ibáñez"

"Vicente Blasco Ibáñez"

Vicente Blasco Ibáñez (España, 1867-1928) escribe ‘Cañas y Barro’, obra donde contrasta el temple femenino de su protagonista Neleta versus las demás jóvenes de el Palmar, pues la mayoría no tienen la configuración de Neleta con una piel blanca nunca antes vista ahí y un hermoso cabello rojo. Neleta tuvo un novio Tonet que termina llendo a la guerra en Cuba en el siglo xix, cuando vuelve como un héroe, este tercia en la relación de su ex novia con su rico esposo Paco Cañamel, ex guardia civil destacado a Cuba, contrabandista y tabernero exitoso.

La complicación de la trama surge cuando Neleta queda embarazada de su novio Tonet, a pesar de muerto su marido, pues este había dejado la condición en el testamento de quela mitad de su herencia pasara a su familia si su mujer se volvía a casar o tenía hijos con otro hombre. Neleta joven, deseada y con ansías de vivir su sexualidad sin cortapisas oculta hábilmente su preñez y con ese poder que le confiere su belleza ordena a Tonet que mate al niño, este pusilánime lo ahoga en el lago la Albufera y se suicidará al descubrir el cadáver.


El hijo es un estorbo para el sexo libre

"Serie de 1978 Cañas y barro"

"Serie de 1978 Cañas y barro"

Esta obra se adelanta a su tiempo pues se centra en un personaje con filosofía de vida feminista y ya que no se puede llamar feminista a un escritor hombre, diremos que Blasco Ibáñez si tenía un entendimiento del proto feminismo que derivó en controvertidas novelas de las seguidoras de Simone de Beauvoir. Para una época sin técnicas de control de natalidad, sin las famosas pastillas anticonceptivas, solo quedaba a la mujer hembra fatal, deshacerse del hijo para seguir disponiendo de su cuerpo y tiempo con vistas a su placer, sin maternidad.

El hijo representa la pérdida de la mitad de su herencia, un esfuerzo que no quiere perder pues tuvo que casarse con el tío Paco, hombre mayor, gordo sin el atractivo ni la vehemencia de un amante joven.  Neleta cancela su maternidad brutalmente, su caracterización es mucho más dura que la de Emma Bovary de Flaubert, a quien si se puede ver como víctima de su tiempo, pues Emma tiene a Berthe, una hija con un hombre que no ama, la descuida pero no es cruel con ella. Neleta ni siquiera piensa que su hijo puede tener su belleza y ser su continuación.

El Palmar es una zona atrasada en el tiempo de Neleta, de precaria condición económica y social, donde la gente se enferma de tercianas y el único bote movilidad para cruzar el río sirve de carro mortuorio, sitio de almuerzo y cháchara a la vez. Lo que diferencia a Neleta de la ramplonería de los villanos es el cuidado que se confiere a sí misma, su egoísmo estudiado como estrategia de vida y superación. A Neleta le importa la reproducción de su placer y su bienestar, ella es primera y segunda en su agenda, en la que no está contemplado un hijo.

El feminismo como pauta de vida

"Retrato de Blasco Ibáñez"

"Retrato de Blasco Ibáñez"

Sin hablar de feminismo porque no estaba en el contexto de la generación del 98, a la que pertenece Blasco Ibáñez, hay un entendimiento de las aspiraciones de las mujeres postergadas por su condición sexual. En el siglo xix ellas no disponían de los medios de producción y su trabajo valioso y fundamental era impuesto en el hogar y negocios familiares pero a la vez desestimado por la poca evolución de los derechos laborales. Podemos ver que Neleta se aferra a su fortuna o su renta porque no tiene otra forma de emplearse o trabajar.

Para el feminismo la mujer es la dueña y señora de su sexualidad, el adulterio no cuenta como tal tan solo es una oportunidad que puede canalizar la mujer en busca de placer. Hoy con los métodos anticonceptivos, parir es potestad de la mujer versada en ellos, pero en el medio del campo este control era nulo, además los hombres no usaban el condón o preservativo para evitar preñar a sus mujeres. Hoy en día el embarazo no deseado esta compartido en pareja, pues ambos se informan sobre la importancia de planificar la familia o gozar libremente.

En el feminismo, la mujer hermosa consiente al hombre de acción o al que tiene en mayor confianza, Tonet es su novio de adolescencia y Cañamel es un hombre cuya fortuna brinda seguridad, a pesar que estos hombres han sido militares no tienen recursos de ánimo para oponerse a esta hembra que comparten sexualmente. En el tiempo del relato, la mujer tenía que dar cuenta de su conducta, algo contra lo que lucha Neleta y tenía menos posibilidades de trabajo. Hoy en día una mujer medianamente atractiva consigue trabajo antes que el hombre.

Una mujer que eclipsa a sus hombres
Neleta es joven, bella y brinda un satisfactorio placer a los hombres que se acuestan con ella, solo llorará ante el suicidio de Tonet, increpada por su abuelo con un ‘Llora perra’, pues el salto generacional no le permite al viejo concebir el ethos de buscadora de placer de su nieta. Al partir de una interpretación del nombre de Tonet, se puede jugar con el de tonel de semen, pues el sexo es la función que subordina a este personaje a Neleta, el no es gordo como Paco Cañamel, quien si tiene la configuración de tonel, pero su semen no es el que quiere Neleta.

El abuelo representa el reproche de una sociedad caduca, donde el sexo estaba reprimido y controlado hasta el extremo de la hipocresía, pero de todos modos hay mucho que sacar de esta novela, no solo la tendencia al sexo libre como tema privilegiado en la narración, sino como advertencia a la falta de regulación o de viveza al sexo libre. Evitar los embarazos fue siempre una habilidad envidiable entre las mujeres y hay una etapa de busca de placer en que las fuerzas deben cubrir el Eros de la pareja antes de una paternidad no deseada.

Conclusión
Con esta novela, Blasco Ibáñez se vuelve visionario del feminismo, no su portavoz, pero si un escritor que puede entender las perspectivas de los estudios de género. Neleta es hija de su tiempo, de una época de cambios hacia la modernidad, donde los valores tradicionales se cuestionan cuando la hembra antepone el instinto y el placer, una obra desafiante pero también mensajera de una velada advertencia a la vida netamente hormonal.

Lectura de la novela | ‘Cañas y barro’ de Vicente Blasco Ibáñez en Librosparadescargar

Imágenes:

Blasco Ibáñez en Fideus

dvd de serie en derecuerdos

retrato de Blasco Ibáñez: Picture Trail en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...