‘Canción dulce’, la novela que obtuvo el Premio Goncourt en 2016

Su autora, la franco-marroquí Leila Slimani, se inspiró para ella en un hecho brutal: el asesinato de dos pequeños a manos de su niñera.

portada_cancion dulce.indd

No todas las novelas en las que se dan crímenes pertenecen forzosamente al género policíaco. Y ello tan sólo depende de las inquietudes que su autor pretenda transmitir. Porque quizá éste busque más ahondar en la conciencia de los personajes o, sencillamente, en las presentes circunstancias sociales, que en mostrarnos una investigación detectivesca con asesinos, pistas y sabuesos implicados.

Todo lo dicho puede aplicarse a ‘Canción dulce’, novela de la franco-marroquí Leila Slimani (Rabat, 1981) que obtuvo el valioso Premio Goncourt en 2016, además de haber vendido nada menos que 450.000 ejemplares en todo el mundo, y que ha publicado en nuestro país el sello Cabaret Voltaire.

Perteneciente a una familia acomodada, Slimani pudo estudiar en el prestigioso Instituto de Estudios Políticos de París, donde se diplomó. Sin embargo, sus inquietudes iban por otra parte e intentó convertirse en actriz. Finalmente, realizó un curso de Creación Literaria y entró a trabajar en la revista ‘Jeune Afrique’, justamente para escribir sobre temas relacionados con su continente natal. Ya en 2014, publicó su primera novela, ‘Dans le jardin de l’ogre’, en la cual trataba abiertamente el asunto de la adicción sexual femenina y que, como suele ocurrir con estos temas, levantó bastante revuelo. Pero también sirvió para darle popularidad, que se vería, lógicamente, multiplicada al obtener el Goncourt con tan sólo 35 años.

Como decíamos, fue gracias a ‘Canción dulce’, relato que parte de un hecho real: el caso de la niñera que asesinó a los dos pequeños a quienes cuidaba en Nueva York hace 4 años. En la novela, la cuidadora se llama Louise y es contratada, tras un selectivo proceso, por Myriam, la madre de los niños, quien ha decidido volver a trabajar pese a las reservas de su marido. Pronto la nueva empleada se hace familiar a las criaturas pero también se establece entre todos una inquietante interdependencia.

Si bien, a la vista de la trama, puede parecer un relato policíaco, no lo es. O, al menos, no sólo es eso. Porque lo que realmente interesa a Slimani con el libro es indagar en los recovecos de la personalidad de la niñera intentando discernir cómo pudo llegar a semejante brutalidad. Y, por otra parte, ofrecer un retrato de la mujer actual, que debe conciliar la vida familiar y la del trabajo. Todo ello, con el propósito confesado de sacudir al lector con su durísimo argumento, que -según la franco-marroquí- es la función primordial de la Literatura.

Vía: ‘El Cultural’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...