‘Cécile’, de Benjamín Constant

Una autobiografía novelada que se centra en los devaneos sentimentales del famoso escritor romántico.

Cuadro libertad del pueblo

Cuando hablamos del Romanticismo Francés, acostumbramos a centrarnos en el momento en que alcanzó su máximo esplendor, con autores como Alphonse de Lamartine, Alfred de Musset, Alejandro Dumas o Víctor Hugo. Pero, antes que éstos, hubo otros escritores que sentaron las bases del movimiento. Entre ellos, es inevitable citar a Jean-Jacques Rousseau, Bernardín de Saint Pierre, François René de Chateaubriand y Madame de Staël.

Y, junto a ellos, Benjamín Constant de Rebecque (Lausana, 1767-1830), amante de la anterior y destacado político de principios del siglo XIX que no sólo contribuyó a sentar las bases del constitucionalismo francés sino que también tuvo tiempo para escribir algunas de las novelas más genuinamente románticas de la época.

Formado en distintas universidades europeas como la de Erlangen (Baviera) y la de Edimburgo, Constant se opuso a las ideas expansionistas de Napoleón pero también al absolutismo borbónico. Firme defensor de la libertad del individuo, admiraba el sistema político inglés, con su monarquía constitucional y su liberalismo democrático. Muchas de sus obras tratan sobre estos temas: ‘Principios de política aplicados a todos los gobiernos representativos’, ‘Curso de política constitucional’ o ‘Acerca de la libertad de los antiguos comparada a la de los modernos’. Pero también tuvo tiempo Constant para crear una estimable producción novelística en una época en que hasta los más sesudos magistrados poseían veleidades literarias.

A ella pertenece ‘Adolfo’, de tono romántico. Y también ‘Cécile’, ambientada en la época de la Revolución Francesa y la etapa posterior y que nos lleva por media Europa. Podría decirse que es una autobiografía sentimental y novelada del propio autor. Quizá por ello no la publicó en vida (de hecho, permaneció inédita hasta 1951). A grandes rasgos, cuenta su relación con dos mujeres: su futura esposa y su antigua amante.

Escrita en la vejez, la obra posee un tono sincero y a veces desgarrado. Por si esto fuera poco, Constant se muestra en ella bastante severo consigo mismo. Para dejar testimonio de la primera etapa de su vida, el escritor prefirió el formato de las memorias con ‘El cuaderno rojo’. Sin embargo, a la hora de hablar de su madurez, quizá por ser una época más delicada, optó por el novelado. Y el fruto es ‘Cécile’, una excelente narración plagada de romanticismo y que nos permite conocer mejor la personalidad de una de las grandes figuras de las letras francesas del siglo XIX.

Fuente: Editorial Periférica.

Foto: Julián Fong.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...