Connie Willis nos trae el final de ‘El apagón’

En ‘Cese de alerta’ narra cómo los tres viajeros en el tiempo que habían quedado atrapados en el Londres de 1940 resuelven tan peligrosa situación.

cese

Los viajes en el tiempo han fascinado en cualquier época a los escritores de ciencia ficción, hasta el punto de que podríamos decir que es un tema recurrente en ellos. De hecho, ya lo trató uno de los fundadores del género: Herbert George Wells y, posteriormente, lo han hecho otros como Isaac Asimov en ‘El fin de la Eternidad’ o Robert A. Heinlein en ‘Todos vosotros, zombis’. No obstante, la primera novela en abordar el tema se debe a un español: se trata de ‘El anacronópete’, del madrileño Enrique Gaspar.

Toda esta tradición ha sido recogida por la norteamericana Connie Willis (Denver, Colorado, 1945), quien ha mostrado verdadera obsesión a lo largo de su carrera literaria por los viajes en el tiempo. La última muestra es ‘Cese de alerta’, con la cual cierra la historia contada en ‘El apagón’.

Pero los viajes a otras épocas ya era tema central de varias de sus obras. Así, uno de sus primeros relatos, ‘Servicio de vigilancia’, nos presentaba a un historiador que viajaba al Londres bombardeado de la Segunda Guerra Mundial, argumento parecido al de su novela ‘Por no mencionar al perro’. También su narración más conocida, ‘El libro del Día del Juicio Final’, con el que obtuvo los premios Hugo, Nebula y Locus, trata sobre un científico que, desde 2054, viaja al siglo XIV (el de la Peste Negra) para estudiar la Edad Media.

Con ellos enlazan de alguna forma ‘El apagón’ y ‘Cese de alerta’, dos títulos de lectura inseparable pues el segundo -como decíamos- concluye al primero (de hecho, fueron concebidos como una sola novela). Nos hallamos en 2060 y tres investigadores de la Universidad de Oxford son enviados al Londres que sufre los bombardeos de la aviación nazi. Sin embargo, su llegada se produce con un desfase de varios días, lo cual puede producir un desastre ya que tal circunstancia quizá altere el desarrollo espacio-temporal de los acontecimientos.

No sólo eso, sino que los tres viajeros en el tiempo quedan atrapados en 1940 y en este contexto nos sitúa ‘Cese de alerta’. Las sospechas más graves se confirman y los sucesos históricos se ven alterados, algo que Davies, Ward y Polly, los protagonistas, deben resolver al tiempo que buscan la manera de regresar a su época. Con algún que otro altibajo, inevitable en más de 1000 páginas, Willis nos ofrece un relato apasionante y lleno de intriga en el que aparecen así mismo logrados personajes secundarios que a su vez poseen sus propias subtramas. Esta concatenación de situaciones está muy bien lograda y lo mismo puede decirse de la ambientación histórica, no sólo en lo puramente documental sino también en cuanto al espíritu de la época. En definitiva, una magnífica novela de ciencia ficción.

Vía: ‘Hislibris’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...