‘De noche, bajo el puente de piedra’, de Leo Perutz

Una novela histórica que nos transporta a la Praga del siglo XVII para narrar los amores de Rodolfo II y Esther, dama de la corte.

Castillo checo

Dentro de las letras en lengua alemana, se conoce como «Exilliteratur» a la cultivada por aquellos escritores que, con la irresistible expansión del nazismo, optaron por emigrar de su país, ya fuera éste la propia Alemania o Austria (anexionada al Reich en 1938 mediante el llamado «Anschluss»). Entre los autores que partieron al exilio, había algunos tan famosos como Thomas Mann, Premio Nobel en 1929, Stefan Zweig, Bertold Brecht, Hermann Broch y Alfred Döblin.

El mismo camino siguió el checo pero residente en Viena Leopold Perutz (Praga, 1882-1957) quien además era de origen judío. Por ello y convencido por su hermano, emigró junto a su familia a Palestina en 1938. No volvería a Austria hasta trece años más tarde.

Perutz, que fue además un destacado matemático, trabajó -como Kafka– en una empresa de seguros al tiempo que publicaba sus relatos iniciales. En 1915 apareció su primera novela, ‘La tercera bala’, que nos transporta a la época de la conquista de México a manos de Hernán Cortés. Pero su primer éxito sería ‘Mientras dan las nueve’, un relato de intriga psicológica que cautivó al mismísimo Alfred Hitchcock. Seguidamente, volvió a la narrativa histórica con ‘El marqués de Bolívar’, ambientada en la Guerra de la Independencia española, bien es cierto que con el añadido de un ingrediente sobrenatural que vertebra la trama. En fin, ‘El caballero sueco’ y ‘El Judas de Leonardo’ son algunas de sus restantes novelas.

No obstante, la crítica considera la mejor ‘De noche, bajo el puente de piedra’, publicada en 1952. Nos transporta a la Praga de principios del siglo XVII y, más concretamente, a la corte del emperador Rodolfo II. El argumento se centra en los amores de éste con Esther, esposa de su acreedor más importante: el judío Mordechai Meisl y tampoco faltan algunos elementos fantásticos.

Pero lo realmente destacable de la novela es el estilo de Perutz, al que su colega Robert Musil bautizó como «ficción periodística». La historia es narrada a través de una sucesión de relatos que parecen provenir de la tradición oral y que se complementan hasta conferir a la obra absoluta verosimilitud. Y ello no es fácil puesto que reúne lo puramente histórico con leyendas de origen judío y -también aquí- con los citados ingredientes fantásticos. Por otra parte, los personajes -incluso los secundarios- están perfectamente trazados y poseen consistencia. ‘De noche, bajo el puente de piedra’ es, sin duda, una magnífica novela.

Vía: ‘Hislibris’.

Foto: Marek Prokop.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...