‘Déjame entrar’, o cuando el vampiro es una niña

Una novela de terror pero con indudable trasfondo humano y social, donde incluso abundan los rasgos biográficos de su autor, John Ajvide Lindqvist.

dejame entrar

Rezaba el titular de una revista literaria hace tiempo: «no todo es narrativa policíaca en la novela nórdica». Y tenía razón porque, si bien hay magníficos escritores de ese género en aquellas latitudes, también los hay muy estimables que cultivan otros. Sin ir más lejos, el sueco Jonas Jonasson, autor de la famosa e hilarante ‘El abuelo que saltó por la ventana y se largó’ o el finlandés Arto Paasilina, cuyas obras son no menos cómicas, como ‘El mejor amigo del oso’.

Al igual que éstos, el también sueco John Ajvide Lindqvist (Blackeberg, 1968) ha preferido otro género narrativo. En su caso, el de terror y ha conseguido un gran éxito merced a él, pues ya su primera novela, ‘Déjame entrar’, triunfó en toda Europa y, respecto a nuestro país, ya va por su sexta edición.

Por su ello fuera poco, ha sido llevada al cine en dos ocasiones: primero por su compatriota Tomás Alfredson y, posteriormente, por el norteamericano Matt Reeves. Y no deja de resultar curioso que Lindqvist cultive la narrativa de terror porque antes de dedicarse a la Literatura fue cómico e ilusionista, actividades de tono muy distinto al miedo. En fin, desde entonces han pasado unos cuantos años y el sueco ya tiene una amplia carrera a sus espaldas en el mundo de las letras, con títulos como ‘Descansa en paz’, sobre muertos vivientes; ‘Puerto humano’, acerca de un lugar maldito, o ‘Deja que mueran los viejos sueños’.

Volviendo a ‘Déjame entrar’, es una novela de vampiros influida -según confesó el propio autor- por la ‘Carmilla’ de Sheridan le Fanu. No obstante, muestra una peculiaridad y es que la «no muerta» es en este caso una niña llamada Eli. Sin embargo, no es ésta la protagonista sino Oskar, un muchacho al que sus compañeros de colegio maltratan. Repentinamente, se instalan junto a su casa la citada niña y un hombre de apariencia siniestra que la acompaña.

Oskar traba amistad con Eli aunque muestra rasgos extraños como un raro olor. Pronto se harán inseparables pero, al tiempo, varios asesinatos sacudirán al barrio. Los agentes de la Ley piensan en un criminal en serie pero la realidad es mucho más aterradora. Por tanto, ‘Déjame entrar’ es una novela de terror sobre vampiros. Pero Lindqvist proporciona frescura al género por varios motivos: no envuelve el relato en una atmósfera oscura sino cotidiana; el tono de la narración dista mucho del habitual en este tipo de relatos, y finalmente el asunto vampírico queda casi en segundo plano ante los rasgos autobiográficos y el realismo social de la obra.

Vía: ‘Fantasy Mundo’.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...